Lo inasible de la poesía

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“¿Podrías inventar un lenguaje en que el signo sea idéntico al objeto? Inclusive los más abstractos indeterminados. El infinito. Un perfume. Un sueño. Lo Absoluto. ¿Podrías lograr que esto se transmita a la velocidad de la luz? No; no puedes. No podemos. Razón por la cual tú sobras y faltas al mismo tiempo en este mundo en que los charlatanes y embaucadores sobran…”.
Augusto Roa Bastos
Yo, el Supremo.

        Cuando alcanzamos una flor y rozamos sus pétalos con las yemas de los dedos, ¿en verdad tocamos la flor?, ¿se produce ese contacto? Según los avances cuánticos, existe un espacio entre la materia y la antimateria, denominado materia negra, que hace imposible un contacto verdadero entre los cuerpos. Entre nuestras yemas y la flor existe un pequeño abismo, siempre. El oficio del poeta es similar, pues ahonda en intenciones imposibles. Es como aquella paradoja de Zenón acerca de Aquiles y la tortuga, donde a pesar de los bríos y la desesperación del héroe griego, le está vedado alcanzar al animal, quien está un espacio más adelante de manera eterna.

violet-espacio Sigue leyendo

Hacer el amor y no

philosophizedsite

Se conoce a la mujer y ella le conoce a usted, más o menos a detalle. Para tener sexo, solo hace falta pararse derecho, mirarle y decirle directamente, sin rodeos y sin brusquedades, qué es lo que se quiere; cómo se quiere y porqué se quiere. Si son buenos los motivos y prometedoras las intenciones, solo hace falta eso; les juro, solo hace falta eso.

Ahora, hacer el amor; eso es algo diferente. Es necesario el ritual, la metáfora, la sonrisa, la mirada, el movimiento, la mentira, la caricia sobre la piel crispada, la pasión hecha luna, la lujuria hecha hombre y mujer, el deseo hecho espejo, el asechar al azar, el despejar a las sombras; entonces puede que se llegue al beso, entonces todo se convierte en juego. Se miente al hacer, al decir y al pensar, para hacerlo des-intencionadamente todo lo más real y onírico posible, lo más…

Ver la entrada original 88 palabras más

Un poema con mi nombre (V)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

tina-maria-elena-bak-2

Qué eres; bendición, pecado o problema; o
Arena que se abraza con una ola de mar o
Una flor dibujada en una hoja de papel
O una sonrisa de coco entre granos de avena y
Uvas en un par de copas de madera o
Diosa; Selene o Diana, o Sirena
O hiena, o loba, o sierpe
O fruto o poema
Qué sos,
Dime,
Morena.

Escrito por Eduardo R. Blanco. Sigue leyendo

Un poema con mi nombre (IV)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

—–

A mí me encanta cada vez que me nombra
Cada vez que
Me dice;
Blanco,
Y yo digo;
Niña.
Y me dice;
Niño.
Y yo digo;
Loca
Y termina;
Perro,
Luego, yo:
Tonta.
Y así nos seguimos el juego
Como si esas palabras que nada definen
Y que quizá dicen pequeñas verdades
Fuesen a la vez insultos y apodos tontos que
La tecla de la ternura nos toca.
Me gusta que Usted sea esa,
Me gusta que seamos esos. Sigue leyendo

Un poema con mi nombre (III)

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

—–

No debí mencionar esa palabra;
Esa que lleva A en la primera de sus cuatro letras,
Siempre huyo de ella o de cualquier cosa que en su dirección me comprometa;
Pero no me malentienda,
No es por cobardía
Y además no quiero huir de Usted
Ni creo que por Usted aquello sienta; Sigue leyendo

Un poema con mi nombre (II)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

tina-maria-elena-bak-2

Todos los días me he preguntado
Quien soy,
Hoy
No lo he hecho
Y poco me importa.
Hoy
Para este día
Hay una ausencia
Que más bien es lejanía;
El dibujo de esa tenue silueta
Que es la fusión
De la tuya y la mía,
Que me hace preguntarme y preguntarle;
Quién es Usted y
Qué somos
¿Quiere que seamos?

Sigue leyendo

Un poema con mi nombre (I)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

      El mundo es un caos de claroscuros, de sombras y de luces que tiran, que se reproducen; nosotros somos sus hijos creadores. El mundo es orden y desorden, y viceversa. Un mundo que, no es que va del orden al desorden o del desorden al orden, o a veces una y otras la otra, sino que, una y otra a la vez; entonces uno se hace bolas, que ruedan y se deslizan. El mundo es una concavidad que nos sugiere una pesadez que nos traslada a través de ella, de abajo hacia arriba y desde arriba hacia abajo, por su curvatura. El mundo sugiere, nosotros elegimos. Elegimos y nos convertimos en Sísifo; desafiamos su concavidad, vamos en su contra; construimos, deconstruimos – destruimos- y reconstruimos; en contra de dioses, del mundo y de nosotros mismos. Fuera mundo, fuera mito, fuera religión, fuera sujeto y objeto; vuelvan a tocar la puerta, pero todos juntos… Primero despedidas, luego bienvenidos a la nueva relación; con nosotros, humanos, parricidas, suicidas, creadores de la verdad – esa gran mentira.

tina-maria-elena-bak-2

Sigue leyendo

Un poema con mi nombre

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

A Usted, Silvia.

Pediste, hace algún tiempo, que escribiese para tí algo que lleve por título tu nombre (o eso entendí); realmente me has puesto a pensar; pensarte, pensarme, pensarnos. ¿Qué podría escribir? supongo que cualquiera pensaría que con escribir cualquier cosa sería suficiente, pero no me creo cualquiera, no te creo cualquiera; así que ¿algo simple, algo corto? lo simple nunca sirve para dibujar por completo lo que no entendemos, o lo que tenemos por verdades. La  extensión poco importa, cuando se dice mucho se corre el riesgo de convertir a la palabra en disfraz; cuando se dice mucho muchas veces se miente. Correré el riesgo. Hay tantas cosas que me gustaría decir y que no puedo por miedo a que sean mentira, a que sean verdad o a terminar de darme cuenta que no existe una cosa o la otra sino la unidad de eso, a pesar de la aparente dualidad.

Tina Maria Elena Bak 2.png

Sigue leyendo