Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

      El mundo es un caos de claroscuros, de sombras y de luces que tiran, que se reproducen; nosotros somos sus hijos creadores. El mundo es orden y desorden, y viceversa. Un mundo que, no es que va del orden al desorden o del desorden al orden, o a veces una y otras la otra, sino que, una y otra a la vez; entonces uno se hace bolas, que ruedan y se deslizan. El mundo es una concavidad que nos sugiere una pesadez que nos traslada a través de ella, de abajo hacia arriba y desde arriba hacia abajo, por su curvatura. El mundo sugiere, nosotros elegimos. Elegimos y nos convertimos en Sísifo; desafiamos su concavidad, vamos en su contra; construimos, deconstruimos – destruimos- y reconstruimos; en contra de dioses, del mundo y de nosotros mismos. Fuera mundo, fuera mito, fuera religión, fuera sujeto y objeto; vuelvan a tocar la puerta, pero todos juntos… Primero despedidas, luego bienvenidos a la nueva relación; con nosotros, humanos, parricidas, suicidas, creadores de la verdad – esa gran mentira.

tina-maria-elena-bak-2

     Gran mentira. Verdad. Realidad. Ser. Pensamiento. Lenguaje. Representación. Metáfora. Palabra. Ente. Objeto. Sujeto. Consciencia. Conocimiento. Pensamiento. Lenguaje. Ser. Metáfora. Realidad. Verdad. Maravillosa mentira la verdad; todo es fenómeno, apariencia, y lo que no, es entonces el ser de lo inalcanzable, de lo impenetrable, de lo suprasensible. Dios. Amor. Creaciones maravillosas y lo aquello, a la vez, que es siempre imperceptible, inentendible.

     Inentendible, imperceptible. Me refugio en una página en blanco y dejo que mis dedos se alboroten como espuma, que se conviertan en hipnófagos cada noche en que no puedo entender, aunque intento, y que vomiten prosas escuetas e intentos fallidos de poesía.

    Poesía. Entra por mis dedos, cada vez que miro, cada vez que pruebo y que acaricio aquella piel de mujer – aquella que es una y está en todas; aquella que es todas y está en una – que no alcanzo ni me alcanza, pero que deseo y que quiero por sabor y saber de ella; por conocerla. Así, paraiso. Así, impenetrable por más que la toco. Así, inalcanzable, por más que me encierra y se abre. Así, que entra por mis dedos; busco entenderla y entender a Dios y al Amor en ella. Pero no lo logro. Así es, lo que sale por mis dedos; más de mi, baba-tinta espumosa e imperfecta. ¿qué he dicho? No sé. Nada. No entiendo.

   No entiendo. Tú, entiéndeme. No sé. Tú, conoceme. Quién soy; me busco. Tú, descúbreme… leeme; soy un espejo roto y tengo una frase tatuada en la frente. ‘’Eres tormenta; soy un grano de arena’’. Acércate. Reflejate. Solo así podré descubrirte y tal vez descubrirme. Ese es mi Quiero. Te quiero

Escrito por Eduardo R. Blanco.


Imagen: Tina Maria Elena Bak.

Anuncios