Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Hace poco
Oí decir que Venezuela se estaba cayendo.
Fue en el corredor,
cuando comencé a observar atentamente a todo aquel,
que frente a mi circulaba con desdén y obstinación.
A ellos me acerque,
Para poder escucharlos con atención.

Vene.png

Todos ellos con angustia y desesperación,
solo se quejaban,
asomando el atisbo de iniciar una rebelión;
Pero sin intenciones de querer cambiar realmente la situación.

Al subir al ascensor,
el único,
aparato defectuoso
de aquella edificación;
alguien preguntaba si esta vez
cabrían todos en esa pequeña caja de circulación,
Porque “de seguro todos gordos,
hacen que se caiga, me hunda, y me muera  en esta mierda de país que ya no tiene remedio ni salvación”.

Mientras otro a mi espalda comentaba
con ánimos de tomarlo todo con buen humor:
“Venezuela es tan arrecha,
ella es como este ascensor,
cada día un daño más,
Un retraso, un paro, una sobrecarga
que aumenta nuestra creciente desesperación…
de seguro,

si se cayera,
Pana! del piso no pasarías.
Pero Venezuela es tan arrecha,
que cuando todo se cae,
cuando todo en picada se contrae,
con ella el piso se sigue alejando,
y nosotros  hundiéndonos con ella y en ella, 

como que también nos vamos acostumbrando.”
Y todos aquellos que a su alrededor, lo escuchaban,
se rieron de las palabras, que intentaban mejorar el sobrecargado,
cagado ambiente del pequeño ascensor.
Mientras yo, abstraída,
Mentalmente analizaba la singular comparación.

Pasado el tiempo,
sigo sintiéndome en ese ascensor, preguntándome en que sigue pensando
la masa descontenta que con burla  comentaba la precaria situación.

Todo esto va sobre opciones,
Sobre caminos opuestos,
Depresión. estrés. odio. cansancio.
Creatividad. cambio. emprendimiento. 

Silvia Corrales
24/05/16


 

Como todos, yo,
una habitante más de este país,
Venezuela,
que lamentablemente vemos como
poco a poco se hunde como un barco
¿y sin salvavidas?
Quiero creer que todavía hay vidas
que salen dia a dia a luchar y a marchar
para que no haya más
muertes, escasez, corrupción,
inseguridad, muertes, hambre,
tristeza, destrucción, suciedad,
desesperanza, inseguridad, corrupción,
muertes, hambre, muertes, inseguridad…

Formo parte de la juventud de este país,
una juventud que está siendo pisoteada,
dañada y burlada por quienes están en el poder.
Y nos sentimos atados,
presos en nuestro país,
por la economía que está por el suelo,
porque no hay libertad de expresión,
porque no tenemos quienes nos defiendan
(no sé en qué momento comenzaron a enseñar en las academias de este país,
a los policías, guardia nacional, militares… A matar, golpear y reprimir
a los civiles que marchan por un país mejor)

Solo tengo un par de deseos para mi país

Despierta Venezuela…
Levántate Venezuela…

Anuncios