Si tengo una hija la llamaré América.

Que tenga la piel clara o color tierra, que sea feroz, amarga como el café, que no se deje poseer, que sea fuerte, fértil, capaz

.Que compre recuerdos a los viejos que se sientan en cualquier lugar.

Que aprenda amar a la noche, y que de día sepa soñar.

Que tenga el carácter encendido de un volcán, y encuentre La Paz en historias a media voz.

Que transmita, pero que no permita que nadie se remita a nada que ella no admita primero.

Que del fuego se haga amiga, y que se queme si se tiene que quemar.

Que se muestre lluviosa cuando la vida no le resulte divertida.Que entierre los momentos cubiertos de polvo que un día la lastimarán.

Que se involucre con los otros como si la causa fuera suya, y que el efecto no sea secundario.

Que a veces llegue primero, que otras tantas lo haga después, y que no siempre sea para quedarse.

Que aprenda cómo se enjuaga a la esperanza antes de dejar algo sin intento.

Que lo poco recomendable le resulte curioso, y que al otro día me pregunte qué haría yo en su lugar.

Que se suba a los tejados y se proclame reina en el mundo de los felinos. Que la amen los gatos.

Que las mujeres conozcan la pasión a su paso, y los hombres se pregunten si algún día volverá.

Que con la envidia del resto se haga un puente hacia la América que Cristóbal no supo reconocer.

Que no llegue a enloquecer nunca por amor, y que tenga en la mirada la certidumbre de una perra de caza adiestrada para sujetarlo todo,

pero sin dañar nada.

Que sus caderas recuerden a una guitarra, y que la acaricie quien sepa hacerlo bien.

Que sus senos sean como cualquier timbre de cualquier apartamento en el centro de Barcelona, que por mucho que toques te abra si quiere.

Que aprenda a amar, y después de aprender a besar en los labios sepa cuando besar en la mejilla para decir adiós.

Que sea muy diferente, si quiere, pero que no sea tuya.

Y sobre todo: que sea.

Origen: AMÉRICA 

Anuncios