Autores alemanes·Autores venezolanos·Venezuela

Elegías de Duino: Primera Elegía- Rainer María Rilke

Traducción del alemán al español por Hanni Ossott.

PRIMERA ELEGÍA

¿Quién, pues, si yo gritara, me oiría entre la jerarquía
de los ángeles?, y si repentinamente uno me llevara
hacia su corazón, yo me desvanecería ante su más fuerte
existencia. Porque lo bello no es más
que el inicio de lo terrible, que todavía apenas soportamos,
y lo admiramos tanto porque serenamente
rehúsa destruirnos. Todo ángel es terrible.

 Y así me contengo y ahogo la llamada de mis sombríos

sollozos. ¡Ah!, ¿a quién podemos
acudir? Ni a ángeles ni a hombres,
y los ingeniosos animales bien advierten
que no estamos muy confiados en casa
en este mundo interpretado. Nos queda tal vez
en la pendiente algún árbol, que cotidianamente
podríamos ver; nos queda la calle de ayer
y la mimada lealtad de una costumbre,
que se placía con nosotros y así permaneció y no se fue.

Oh, y la noche, la noche, cuando el viento pleno de
                                                                         [espacio
nos lacera rostro, ¿a quién no le queda la noche, la deseada,
plácido desengaño, inminente fatiga
para el corazón aislado? ¿Es ella más leve para los amantes?
¡Ah!, ellos sólo ocultan el uno al otro su destino.

¿No lo sabes todavía? Lanza el vacío desde tus brazos

a los espacios que respiramos; quizás los pájaros
sientan el aire dilatado con un vuelo más íntimo.

Sí, las primaveras tal vez te necesitaban. Más de una
estrella te exigía que la sintieras. Una ola
se alzaba llegando del pasado, o cuando
tú pasabas junto a la ventana abierta,
un violín se te entregaba. Todo eso era una misión.
Pero, ¿la cumpliste? ¿No estabas acaso siempre
distraído por la espera, como si todo te anunciara
una amante? (Dónde pretendes albergarla,
si las grandes ideas extrañas van y vienen
a ti y a menudo se quedan contigo durante la noche.)
Pero si el deseo te invade, canta a los amantes;
su afamado sentimiento no es aún bastante inmortal.
Aquéllos, los abandonados, casi los envidias, a los que
encontraste mucho más amantes que a los apaciguados.
Comienza siempre de nuevo el elogio nunca alcanzable;
piensa: el héroe permanece, su propia muerte sólo era para él
un pretexto para ser: su último nacimiento.
Pero a los amantes la agotada naturaleza acoge de nuevo
hacia sí misma, como si no existiesen dos veces las fuerzas
para realizarlo. Acaso no has recordado lo suficiente
a Gaspara Stampa, tanto, que ahora cualquier muchacha
abandonada por su amante, pensando en su elevado ejemplo,
se preguntaría: ¿no podría ser yo como ella?

¿No deberían volverse fértiles, finalmente, éstos,
los más viejos dolores? ¿No es tiempo ya de que quienes
                                                                                    [amamos
nos liberemos del amado y resistamos vibrando:
como la flecha resiste a la cuerda, para ser en el impulso de
                                                                                    [su salto
más que ella misma? Porque no hay permanecer en
                                                                       [ninguna parte.

¡Voces, voces! Escucha, corazón mío, como sólo
escucharon los santos: tanto que la gigantesca llamada
los alzaba del suelo; pero ellos quedaron
impasibles, de rodillas y no atendían:
así estaban de entregados a la escucha. No es que puedas
                                                                                    [soportar
la voz de Dios, de alguna manera. Pero escucha este soplo,
el informe incesante que surge del silencio.
Un rumor, desde aquellos jóvenes muertos, viene ahora
                                                                                 [hacia ti.
¿No hablaba quedamente su destino acaso contigo, donde
                                                                        [hayas entrado,
en las iglesias de Roma y de Nápoles?
O acaso una inscripción en alto relieve se te impuso
como recientemente la lápida en Santa María Formosa.
¿Qué quieren de mí? Suavemente debo despojar
la apariencia de injusticia que a veces estorba un poco
el movimiento puro de sus espíritus.

Sin duda, es extraño no habitar más la tierra,
no poder continuar las costumbres apenas aprendidas,
no poder asignar significado de futuro humano
a las rosas y a otras cosas prometedoras,
no ser más lo que uno era, sostenido por manos
                                                        [infinitamente temerosas,
y dejar hasta el propio nombre como a un juguete roto.
Raro, no seguir deseando los deseos. Raro,
ver todo, lo que tuvo relación, ondular suelto
en el espacio. Y el estar muerto es penoso
y lleno de recuperaciones, hasta que gradualmente
se siente un poco de eternidad. Pero los vivos cometen
codos el error de distinguir demasiado.
Los ángeles [se dice] a menudo no saben si andan
entre los vivos o los muertos. El fluir eterno
arrebata siempre consigo a través de las dos esferas a todas
las edades, y en ambas domina con su sonido.

Finalmente no nos necesitan ya los tempranos elegidos de
                                                                        [la otra esfera,
uno se separa suavemente de lo terreno, como nos
                                                    [deshabituamos dulcemente
del pecho de la madre. Pero nosotros, que necesitamos
de tan grandes misterios, para quienes un progreso dichoso
ha salido a menudo de la tristeza: ¿podríamos ser sin ellos?
Es vana la leyenda, en la que antaño, en la lamentación por
                                                                                      [Linos,
osara la primera música penetrar la pétrea rigidez;
tanto que sólo allí, en el espacio empavorecido de donde
                                                                                    [surgió
de súbito y para siempre el adolescente casi divino,
el vacío vibró originando esas ondas que ahora nos
                               [arrebatan, nos consuelan y nos ayudan.


DIE ERSTE ELEGIE

Wer, wenn ich schriee, hörte mich denn aus der Engel
Ordnungen? und gesetzt selbst, es nähme
einer mich plötzlich ans Herz: ich verginge von seinem
stärkeren Dasein. Denn das Schöne ist nichts
als des Schrecklichen Anfang, den wir noch grade ertragen,
und wir bewundern es so, weil es gelassen verschmäht,
uns zu zerstören. Ein jeder Engel ist schrecklich.

Und so verhalt ich mich denn und verschlucke den Lockruf

dunkelen Schluchzens. Ach, wen vermögen
wir denn zu brauchen? Engel nicht, Menschen nicht,
und die findigen Tiere merken es schon,
daß wir nicht sehr verläßlich zu Haus sind
in der gedeuteten Welt. Es bleibt uns vielleicht
irgend ein Baum an dem Abhang, daß wir ihn täglich
wiedersähen; es bleibt uns die Straße von gestern
und das verzogene Treusein einer Gewohnheit,
der es bei uns gefiel, und so blieb sie und ging nicht.

O und die Nacht, die Nacht, wenn der Wind voller Weltraum

uns am Angesicht zehrt –, wem bliebe sie nicht, die ersehnte,
sanft enttäuschende, welche dem einzelnen Herzen
mühsam bevorsteht. Ist sie den Liebenden leichter?
Ach, sie verdecken sich nur mit einander ihr Los.

Weißt du’s noch nicht? Wirf aus den Armen die Leere

zu den Räumen hinzu, die wir atmen; vielleicht daß die Vögel
die erweiterte Luft fühlen mit innigerm Flug.

Ja, die Frühlinge brauchten dich wohl. Es muteten manche
Sterne dir zu, daß du sie spürtest. Es hob
sich eine Woge heran im Vergangenen, oder
da du vorüberkamst am geöffneten Fenster,
gab eine Geige sich hin. Das alles war Auftrag.
Aber bewältigtest du’s? Warst du nicht immer
noch von Erwartung zerstreut, als kündigte alles
eine Geliebte dir an? (Wo willst du sie bergen,
da doch die großen fremden Gedanken bei dir
aus und ein gehn und öfters bleiben bei Nacht.)
Sehnt es dich aber, so singe die Liebenden; lange
noch nicht unsterblich genug ist ihr berühmtes Gefühl.
Jene, du neidest sie fast, Verlassenen, die du
so viel liebender fandst als die Gestillten. Beginn
immer von neuem die nie zu erreichende Preisung;
denk: es erhält sich der Held, selbst der Untergang war ihm
nur ein Vorwand, zu sein: seine letzte Geburt.
Aber die Liebenden nimmt die erschöpfte Natur
in sich zurück, als wären nicht zweimal die Kräfte,
dieses zu leisten. Hast du der Gaspara Stampa
denn genügend gedacht, daß irgend ein Mädchen,
dem der Geliebte entging, am gesteigerten Beispiel
dieser Liebenden fühlt: daß ich würde wie sie?

Sollen nicht endlich uns diese ältesten Schmerzen
fruchtbarer werden? Ist es nicht Zeit, daß wir liebend
uns vom Geliebten befrein und es bebend bestehn:
wie der Pfeil die Sehne besteht, um gesammelt im Absprung
mehr zu sein als er selbst. Denn Bleiben ist nirgends.

Stimmen, Stimmen. Höre, mein Herz, wie sonst nur
Heilige hörten: daß sie der riesige Ruf
aufhob vom Boden; sie aber knieten,
Unmögliche, weiter und achtetens nicht:
So waren sie hörend. Nicht, daß du Gottes ertrügest
die Stimme, bei weitem. Aber das Wehende höre,
die ununterbrochene Nachricht, die aus Stille sich bildet.
Es rauscht jetzt von jenen jungen Toten zu dir.
Wo immer du eintratst, redete nicht in Kirchen
zu Rom und Neapel ruhig ihr Schicksal dich an?
Oder es trug eine Inschrift sich erhaben dir auf,
wie neulich die Tafel in Santa Maria Formosa.
Was sie mir wollen? leise soll ich des Unrechts
Anschein abtun, der ihrer Geister
reine Bewegung manchmal ein wenig behindert.

Freilich ist es seltsam, die Erde nicht mehr zu bewohnen,
kaum erlernte Gebräuche nicht mehr zu üben,
Rosen, und andern eigens versprechenden Dingen
nicht die Bedeutung menschlicher Zukunft zu geben;
das, was man war in unendlich ängstlichen Händen,
nicht mehr zu sein, und selbst den eigenen Namen
wegzulassen wie ein zerbrochenes Spielzeug.
Seltsam, die Wünsche nicht weiter zu wünschen. Seltsam,
alles, was sich bezog, so lose im Raume
flattern zu sehen. Und das Totsein ist mühsam
und voller Nachholn, daß man allmählich ein wenig
Ewigkeit spürt. – Aber Lebendige machen
alle den Fehler, daß sie zu stark unterscheiden.
Engel (sagt man) wüßten oft nicht, ob sie unter
Lebenden gehn oder Toten. Die ewige Strömung
reißt durch beide Bereiche alle Alter
immer mit sich und übertönt sie in beiden.

Schließlich brauchen sie uns nicht mehr, die Früheentrückten,
man entwöhnt sich des Irdischen sanft, wie man den Brüsten
milde der Mutter entwächst. Aber wir, die so große
Geheimnisse brauchen, denen aus Trauer so oft
seliger Fortschritt entspringt –: könnten wir sein ohne sie?
Ist die Sage umsonst, daß einst in der Klage um Linos
wagende erste Musik dürre Erstarrung durchdrang;
daß erst im erschrockenen Raum, dem ein beinah göttlicher Jüngling
plötzlich für immer enttrat, das Leere in jene
Schwingung geriet, die uns jetzt hinreißt und tröstet und hilft.

Rainer María Rilke.


Rainer Maria Rilke, nació el 4 de diciembre de 1875 en Praga, Imperio austrohúngaro, actual República Checa. Fue un poeta y novelista austriaco considerado uno de los poetas más importantes en alemán y de la literatura universal. Sus obras fundamentales son las Elegías de Duino y los Sonetos a Orfeo. En prosa destacan las Cartas a un joven poeta y Los cuadernos de Malte Laurids Brigge. Es autor también de varias obras en francés.

Nacido como René Karl Wilhelm Johann Josef María Rilke. Su infancia y su juventud no fueron precisamente felices. Su padre, Josef Rilke (1838–1906), se hizo oficial ferroviario después de una carrera militar sin éxito. Su madre, Sophie Entz (1851–1931), venía de una buena familia praguense, los Entz-Kinzelbergers. La relación de Sophie con su único hijo estuvo teñida por el luto de una progenie anterior, una hija que había muerto a tan sólo una semana de haber nacido. Durante los primeros años de Rilke, su madre actuaba como si buscara recobrar a la hija perdida a través del niño, haciéndole vestir finos vestidos y ser para su madre como una gran muñeca. El matrimonio de sus padres acabó en 1884. Los padres aplastaron la poética y artísticamente talentosa juventud del chico, al ingresarlo en una academia militar en Austria, a la que asistió desde 1886 hasta 1891, cuando la dejó por enfermedad. Entonces se mudó a Linz, al noreste de Austria, donde asistió a una escuela de negocios de la que fue expulsado luego en 1892. El chico de ahora 16 años retornó prematuramente a Praga. Estudió literatura, historia del arte y filosofía en Praga y Munich.

En Munich, 1897, conoció a Lou Andreas-Salomé, mujer intelectual y de letras, de quien se enamoró y con quien hizo largos viajes. Por su insistencia cambió Rilke su nombre de pila, de ”René” a ”Rainer”, porque ella pensaba que este nombre era más masculino, fuerte y germánico. Su relación con esta mujer casada se mantuvo hasta 1900, e incluso después de separarse continuó siendo ella la más importante confidente del poeta hasta el resto de su vida. Habiendo recibido entrenamiento desde 1912 a 1913 como psicoanalista con Sigmund Freud, compartió sus conocimientos de psicoanálisis con Rilke.

En 1899 viajó a Moscú con Salomé y su esposo, Friedrich Carl Andreas, en donde conoció al escritor Leo Tolstoy. En un segundo viaje a Rusia, esta vez acompañado solo por Lou, conoció a la familia de Boris Pasternak. La autora Anna A. Tavis afirma que las culturas de Bohemia y Rusia fueron influencias claves en la conciencia y poesía de Rilke.

En el verano de 1902 Rilke viajó a París para escribir una monografía sobre el escultor Auguste Rodin. Su esposa, Clara Westhoff, dejó a la hija de ambos con sus padres para unirse a Rilke. La relación de Rilke con su esposa perduró durante el resto de su vida, pues los esfuerzos de divorcio de mutuo acuerdo fueron burocráticamente impedidos por el hecho de ser Rilke católico, aunque uno no practicante. En París Rilke se involucró profundamente con la escultura de Rodin y luego con la obra de Cézanne. Por un tiempo fungió como secretario de Rodin, a la vez que daba conferencias y escribía un largo ensayo sobre Rodin y su trabajo. Rodin le enseñó el valor de la observación objetiva y, bajo su influencia, Rilke transformó dramáticamente su estilo poético, desde el lenguaje subjetivo y a veces esotérico de su obra temprana, hacia uno muy novedoso en la literatura europea. Los trabajos más importantes durante este período fueron Nuevas Poesías (1907), Otra parte de las Nuevas Poesías (1908), los dos poemas de Requiem (1909) y la novela Los Cuadernos de Malte Laurids Brigge, que comenzó en 1904 y completó en 1910.

Entre octubre de 1911 y mayo de 1912, Rilke vivió en el Castillo de Duino, cercano a Trieste en Italia, hogar de la Princesa Marie de Thurn und Taxis. Acá comenzó la escritura de Las Elegías de Duino, el ciclo poético del autor que permanecería inconcluso por una década a causa de un largo período de crisis creativa. En 1914 le sorprendió el estallido de la primera guerra mundial, en una estadía en Alemania. Fue llamado a alistarse en 1916 para un entrenamiento militar básico en Vienna, pero amigos influyentes intercedieron a su favor y fue transferido a oficinas y luego dado de baja. Luego volvió a Munich. La experiencia traumática del servicio militar fueron un recordatorio de los horrores que vivió en la academia militar y le silenciaron casi completamente como poeta.

Es en Suiza donde Rilke terminaría la escritura de Las Elegías de Duino, durante una ”salvaje tormenta creativa”, en 1922. Antes y después de este período escribió rápidamente las dos partes del ciclo de poemas de Sonetos a Orfeo, constituidas por 55 sonetos enteros.

Rilke murió el 29 de diciembre de 1926. Poco antes de morir, su enfermedad había sido diagnosticada como leucemia. Sufría llagas ulcerosas en la boca, el dolor le molestaba en el estómago y los intestinos y luchaba con un estado de ánimo cada vez más bajo. Falleció con los ojos abiertos en los brazos de su doctor en el Sanatorio de Valmont, en Suiza. Para su propio epitafio escogió este poema:

Rose, oh reiner Widerspruch, Lust,
Niemandes Schlaf zu sein unter soviel
Lidern.

Que traduzco así:

Rosa, oh contradicción pura, deseo,
Nadie duerme debajo
de tantos párpados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s