Autores venezolanos·Línea de tiempo·Venezuela

El muro – Fernando Paz Castillo

I
Un muro en la tarde,
y en la hora
una línea blanca, indefinida
sobre el campo verde
y bajo el cielo.


II
Un pájaro -en hoja y viento-
ha puesto su canción más bella
sobre el muro.


III
Enlutado de su propia existencia
-detenida entre su breve sombra
y su destino-
un zamuro, bello por la distancia y por el vuelo,
infunde angustia en el alma profeta:
una fría angustia, cuando
certero, como vencida flecha
-oscura flecha que aún conserva su impulso inicial-
cae tras el muro.


IV
La vida es una constante
y hermosa destrucción:
vivir es hacer daño.


V
Pero el muro,
el silencioso y blanco muro
parece que nos dice:
«hasta aquí llegan tus ojos,
menos agudos que tu instinto.

Yo separo tu vida de otras vidas
pequeñas; pero grandes cuando el ocaso,
el oro insinuante del ocaso llega».


VI
Acaso tras el muro,
tan alto al deseo como pequeño a la esperanza,
no exista más que lo ya visto en el camino
junto a la vida y la muerte,
la tregua y el dolor
y la sombra de Dios indiferente.


VII
Dios -muro frente a recuerdos y visiones-
está solo, íntimamente solo
en nuestros ojos
y en el menudo nombre
que lo ata a las cosas;
a la seda del canto del canario
fraterno
y a la noche que vuela en el zamuro:
fúnebre, pulido estuche de cosas ayer bellas
o tristes
que habrán de serlo nuevamente
del lado acá del muro,
con el temor reciente de volver al origen.


Continúa la lectura de este libro editado por El Taller Blanco Ediciones en El muro, Fernando Paz Castillo.


Fernando Paz Castillo

Fernando Paz Castillo. Poeta, crítico literario, diplomático y educador venezolano. Nació en Caracas, Venezuela, el 11 de abril de 1893. Sus padres fueron Ignacio Paz Castillo y Luisa Aristeguieta y es dentro de la biblioteca de estos que Fernando comienza a formar su gusto por la lectura y a definir su vocación literaria. La educación media la realizó en el colegio de los padres franceses de Caracas. En dicha institución educativa entabló una entrañable amistad con otros dos poetas, Enrique Planchart y Luis Enrique Mármol. En 1910 ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Sus estudios duraron apenas dos años ya que se clausura la Facultad de la institución, esto lo lleva a abandonar la idea de graduarse de abogado, dedicándose desde entonces a la actividad docente y literaria. Es cofundador de la revista venezolana «Cultura» y ahí se da conocer como poeta esto sucede en 1912. Se residencia en la ciudad de Los Teques en 1914, y esto le sirve ya que los alrededores campesinos tienen gran influencia en el paisaje poético de su obra.  El escritor y político Rómulo Gallegos le dedica, en 1925, la primera edición de la novela La Trepadora ya que Paz Castillo le sugirió el tema centro.

A partir de 1936 inició una larga carrera diplomática que se extendió hasta 1959 en numerosos países de Europa y América, consagrándose como diplomatico; estuvo en España, 1936; Francia, 1937; Argentina, 1938; Brasil, 1939; Inglaterra, 1940 hasta 1944; México, 1944; Bélgica, 1945 hasta 1948; Italia, 1948; Ecuador, 1949 hasta 1953; Canadá, 1953 hasta 1958 y vuelve a Ecuador desde 1958 hasta 1959. Se inicia como cónsul general en Barcelona, España, donde presencia el inicio de la guerra civil española. Luego en Londres, como primer secretario y consejero, padece los bombardeos de la aviación alemana durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1965 ingresó como Miembro de Número en la Academia Venezolana de la Lengua, y en 1967, ganó el Premio Nacional de Literatura. Considerado uno de los principales representantes de la Generación de 1918, además de miembro fundador del Círculo de Bellas Artes. Su primer libro se titula La voz de los cuatro vientos (1931). En 1959 se retira del servicio exterior y vive de forma definitiva en Caracas. Aprovecha ese tiempo para colaborar en periódicos y revistas literarias, escribe numerosos y densos prólogos, también publica libros de poesía y de crítica literaria.

Obra poética: La voz de los cuatro vientos (1931), Signo (1937), Entre sombras y luces (1945), Voces Perdidas (1966), El otro lado del tiempo (1971), Pautas (1973), Poesías escogidas 1920-1974 (1974), Persistencias (1975), Encuentros (1980). Ensayos: Reflexiones de artardecer (Tres volúmenes; 1964), De la época modernista, 1892-1910 (1968), Entre pintores y escritores (1970).

Murió en Caracas, Venezuela, el 30 de julio de 1981, a la edad de 88 años.

.

.

Ver en la Línea de tiempo de los poetas venezolanos.

.

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s