Poemas de Silvia Navarro

Lo que dices y piensas

Dices que soy la bruja que nubla tu vista;

Y que vas por la vida hechizado por culpa de mi mirada y mi sonrisa.

Dices que mi poder se ha adentrado más allá de los límites de tu cabeza;
Y que ahora piensas y sueñas, día y noche con mi piel morena.

Dices que soy la mujer causante de tu torpeza;
Y que no hay palabras en tu mente cada vez que me besas.

Dices que mi cuerpo oculta magia negra;
Y que esta se ubica geográficamente entre mis piernas.

Dices que me transformo en mujer, Niña, dulzura y Tormenta;
Y que soy el espejo en el que te reflejas.

Dices que soy la maldad atrapada en una silueta;
Y que mis hechizos se componen de besos, palabras, caricias y letras.

Debo suponer de todo lo que de mi dices y piensas,
Que soy un peligro para ti y para cualquiera.

Pero no. Yo no me considero esa bruja que de mi piensas.
Porque todo lo que dices y sientes de mí, es sencillamente mi esencia.

Pero no. Sera mejor que no me creas.
Sigue pensando que todo lo que dices y piensas, es peligroso para tus creencias.

Pero quiero…
Solo quiero que me digas:

¿Por qué si soy Peligro no me tienes miedo?
¿Por qué si sabes todo lo que de mi dices y piensas, simplemente no te alejas?

Silvia Navarro
03/02/17

Anuncios
Poemas de Silvia Navarro

El reloj y el tiempo

IMG_20190530_102128.png

El tiempo que paso pensando en el tiempo,
es el mismo que pasa mientras pienso en ello;
El tiempo que corro para ganar tiempo,
es el mismo que se acorta mientras me empeño en ello;
Es una paradoja esto del tiempo
(Medimos los instantes y momentos
con una escala que nos permite
contabilizar lo que ocurre y hacemos)
A eso, es lo que llamamos tiempo
Una creación tramposa para asegurarnos de que estamos viviendo (O muriendo)
A todas estas,
Crecemos, envejecemos,
Nos perdemos y volvemos (No lo sabemos)
Pero nos apresuramos en no tener un reloj descompuesto,
Nos aseguramos a diario de que las agujas sigan girando en el mismo sentido
(Como la tierra orbitando en el sistema planetario cada año)
El reloj, ese objeto que decide y determina nuestras vidas (Porque así lo queremos y dejamos)
Que marca las horas, minutos y segundos,
Para recordarnos lo que hacemos:
dormir o despertar, partir o esperar,
trabajar o descansar,
pero al final del día (de nuestras vidas)
solo un poco más de tiempo,
es lo que queremos,
destruir ese reloj que nos limita
que inevitable y definitivamente
a la muerte nos lleva,
es lo que deseamos.

IMG_20190530_102055.png

Por todo esto y aquello…
Insisto
No es el tiempo
Ni el reloj que nos dicta el tiempo

El tiempo es el “que”
El reloj es el “como”
Somos nosotros quienes decidimos sobre nuestras vidas (Lo que hicimos, hacemos y haremos).

Silvia Navarro.


Fotografías: Silvia Navarro.

IMG_20190530_095938.png
La Torre del Reloj de la UCV o simplemente el Reloj de la UCV es un monumento tipo campanario que se localiza a un lado de la plaza del rectorado de la Universidad Central de Venezuela, en la Ciudad Universitaria de Caracas del Municipio Libertador.

Se trata de una torre de 25 m construida en el año 1953, con el diseño del arquitecto venezolano Carlos Raúl Villanueva en un trabajo conjunto con el ingeniero Juan Otaola Paván. La estructura conserva sus sistemas originales de electricidad y sonido que datan de la década del 50 del siglo XX.

Su tres bases simbolizan arte, arquitectura y academia. Como parte de la ciudad universitaria es patrimonio mundial de la humanidad desde el año 2000. Se trata de una punto de referencia obligado dentro de las instalaciones de la Universidad Central de Venezuela y uno de los puntos más conocidos de la ciudad de Caracas.

Poemas de Silvia Navarro

Él y Yo

Él me está robando el tiempo,
Yo por mi parte, estoy sucumbiendo ante el riesgo.

Él es un idiota con encantos,
Yo una tonta que no tiene escapatoria.

Él es una droga,
Yo soy una adicta sin memoria.

Él es la fruta prohibida que nace del árbol de la vida,
Yo soy Eva la que por una mordida perdió su antigua vida.

Él es el ave domesticada que un día se escapa,
Yo soy la humana que está sentada esperando que regrese a casa.

Él es el fuego que a las flores abraza, quema y luego mata,
Yo soy las cenizas que quedan después de su partida.

Está bien lo admito,
Él es él
Y yo soy yo,
Estoy intentando comprenderlo.

Es solo que hoy me dejó plantada,
Y yo aun no termino de entender el porqué de estas lágrimas…

Si él nunca me ha dado esperanzas.

Silvia Navarro.

Autores venezolanos·Poemas

Coloquio bajo la palma- Andrés Eloy Blanco

Lo que hay que ser es mejor,
y no decir que se es bueno,
ni que se es malo,
lo que hay que hacer es amar

lo libre en el ser humano,
lo que hay que hacer es saber,
alumbrarse ojos y manos
y corazón y cabeza
y después, ir alumbrando.

Lo que hay que hacer es dar más
sin decir lo que se ha dado,
lo que hay que dar es un modo
de no tener demasiado
y un modo de que otros tengan
su modo de tener algo,

Trabajo es lo que hay que dar
y su valor al trabajo
y al que trabaja en la fábrica
y al que trabaja en el campo,
y al que trabaja en la mina
y al que trabaja en el barco,
lo que hay que dar es todo,
luz y sangre, voz y manos,
y la paz y la alegría
que han de tener aquí abajo,
que para las de allá arriba,
no hay que apurarse tanto,
si ha de ser disposición
de Dios para el hombre honrado
darle tierra al darlo a luz,
darle luz al enterrarlo.

Por eso quiero, hijo mío,
que te des a tus hermanos,
que para su bien pelees
y nunca te estés aislado;
bruto y amado del mundo
te prefiero a solo y sabio.

A Dios, que me dé tormentos,
a Dios que me dé quebrantos,
pero que no me dé un hijo
de corazón solitario.

Andrés Eloy Blanco


Andres Eloy Blanco

Andrés Eloy Blanco Meaño. Nació en Cumaná, Venezuela, el 6 de agosto de 1896. Fue un poeta, escritor, abogado, humorista y político venezolano, ademas, perteneció a la Generación del 28. Cursó la enseñanza primaria y parte de la media, completando su formación académica en Caracas, graduándose en la Universidad Central de Venezuela, de Doctor en ciencias políticas y sociales. Siendo un adolescente ganó el primer premio en los Juegos florales de Caracas en 1916. Como poeta, sus composiciones tuvieron popularidad. En 1919 publicó su libro de versos El huerto de la Epopeya, y en 1921 el poemario Tierras que me Oyeron. En su obra destaca El alma inquietaEl río de las siete estrellasEl limonero del SeñorEl conejo blanco o en El gato verdeLa loca luz CaraballoA un año de tu luz Canto a los hijos. Al triunfar la Revolución el 18 de octubre de 1945, ocupó el cargo de Presidente de la Asamblea Constituyente (1947), y en 1948 el de Ministro de Relaciones Exteriores en el gobierno constitucional de Rómulo Gallegos. Tras el golpe de estado de la Junta Militar en contra del gobierno de Gallegos, en 1948, se exilió en México, donde murió en un accidente automovilístico el 21 de mayo de 1955.

Poemas de Silvia Navarro

Un poema para T

«No es que el morir nos duela tanto
Es el vivir
lo que nos duele más
Pero el morir
es un camino distinto
Una variedad detrás de la puerta»

Emily Dickinson

Caen las hebras de cabello sobre la almohada
van quedando vacíos en la cabeza
Caen doscientas hebras y no puedo detenerlas
Encuentro una estela de ellas
en mi bañera, en la cocina y en la nevera
Caen las hebras sobre la hierba volviéndose maleza
Se me caen la cabeza y las piernas
se me caen como a una muñeca
Se me caen las respuestas a tantas penas
y no me quedan fuerzas para tenerlas.

Silvia Navarro

Poemas de Silvia Navarro

Las piernas

– ¿Pierna, hablabas en serio cuando me propusiste recorrer América?
– Si Piernita, hablaba en serio. Te lo propuse ayer y te lo propongo ahora.
– Mira Pierna, me gusta la idea… Pero me da un poco de miedo.
– A mí también, pero me emociona la idea… Meditémoslo Piernita.
Dos piernas conversando en un parque de Caracas, Venezuela

Tap, Tap, Tap
Sonidos que vienen y van
Son las piernas al caminar.

Tap, Tap, Tap
Entre calles y esquinas
Se encuentran al azar.

Tap, Tap, Tap
Direcciones, calles, avenidas,
Y el semáforo en verde de la esquina.

Tap, Tap, Tap
Se observan y detallan al pasar,
Cuando se cruzan
En las aceras del Boulevard.

Tap, Tap, Tap
Piernas que combinan sus calzados
Y atuendos para aparentar.

Tap, Tap, Tap
Mientras van y vienen…
Al danzar, caminar
Correr, saltar…
Son tan bellas
Incluso al descansar.

Ahhh…
Las piernas,
Como les encanta conversar.

Silvia Navarro

Poemas de Silvia Navarro

Insomnio

¿Qué hago con todo este incendio que llevo dentro?
¿Cómo salgo de este laberinto de sentimientos?
¿Cómo hago para diferenciar entre lo difícil, lo complicado y lo complejo?
¿Salgo corriendo o me dejo llevar por lo que siento?

Mejor lo pienso en otro momento…
…Seguiré durmiendo.

Silvia Navarro

NuevoDocumento 2019-04-16 14.15.58_1.jpg