Breves·Venezuela

Una carta de amor- por Laureano Márquez

Amor mío:

Hace algunos años te escribí esta carta. Te la reenvío hoy, día de San Valentín porque creo que los sentimientos que en ella expreso no han cambiado en lo más mínimo:

Cómo haré, vida mía para enamorarte de nuevo, para que este amor mío no se pierda en medio de este absurdo destino que nos ha tocado vivir. Qué haremos para que vuelvas a creer en mí y yo en ti, para que todas estas cosas que nos han pasado no destruyan ese sentimiento tan bonito que tenemos. Tú y yo lo sabemos, este amor nuestro es lo más grande que hay, porque este es el amor sobre el cual otros amores se levantan. ¿Por qué lo hemos deshonrado tanto? ¿Por qué nos hemos hecho daño si sabemos que no podemos vivir el uno sin el otro? ¿Cómo haremos para recobrar la confianza perdida, para pasar la página de tantos dolores y daños causados? ¿Por qué estamos destruyendo lo que sabemos es sagrado?

Tú lo sabes, yo no puedo estar lejos de ti. Tus ausencias me matan. Te extraño. La vida no me sabe igual si no te tengo cerca, me le falta brillo, color, alma. Y aunque este en el lugar más hermoso, tu ausencia me agobia. No se cómo vivir sin ti y además no quiero intentarlo. Es que como te llevo dentro de mí, la distancia no hace sino acrecentar mi dolor, mi sufrimiento. Cuando siento tu calor en mí, tu cercanía en las cosas de mi vida, soy feliz. Por ti amo, sufro y espero.

¿Por qué no nos atrevemos a soñar juntos un destino mejor? Un destino de hijos bellos que nos se los lleve una bala en el Día de la Juventud, mientras protestan por la inseguridad. Yo te he esperado y te espero. Hasta el fin de mis días si es preciso. No sé si algún día me cansaré y me vaya por ahí con alguien que me ofrezca promesas de amor que no me llenaran como las que sueño contigo, pero que termine aceptando con resignación. No es lo que quiero: me niego a que mi destino sea una vida de frialdad distante. Quiero la emoción y pasión que tú me das, la fuerza con que cada día me mantienes en pie, para seguir adelante y luchar. Cuando la tristeza y la desolación me vencen, tú me animas.

Hoy es el día de los enamorados y quise escribirte esta carta de amor, para que sepas que sigo locamente enamorado de ti, que me haces falta como eras, tolerante, amable, bella; para decirte que podemos reconstruir lo perdido, que la fuerza de nuestro amor puede vencer cualquier adversidad.

Hoy quisiera llevarte a cenar, pero la oscura noche que nos envuelve activa todos nuestros miedos, enciende todas las alarmas (y además este año San Valentin cayó en ayuno). No te mando un ramo porque no hay flores en el mundo para tanto sentimiento. Solo puedo ofrecerte hoy, como regalo, esta carta de amor en la que va mi alma comprometida en seguirte adorando con todas mis fuerzas y de que ese amor se convierta en lucha por verte sonriente y feliz.

Te amo, Venezuela.

@laureanomar

————————————————

Quiero compartir este bello escrito de Laureano Márquez (humorista venezolano) por lo especial que resultan sus palabras para nuestra Venezuela. Nada mejor que dedicar tan bellas palabras de amor a una nación. 🐰

Anuncios
Breves·Venezuela

¿Qué tanto han cambiado el lenguaje y los símbolos en Venezuela desde la llegada del chavismo al poder?- por Leo Felipe Campos

 

¿Qué pensaría un venezolano de su país si hubiese entrado en coma en 1998 y despertase hoy en día? ¿Entendería lo que significan palabras como escuálido, boliburgués, guarimba, raspacupo o bachaquero? ¿Vería extrañado una estrella más en su bandera, otro caballo en su escudo nacional y bolivariana como segundo nombre de su república? ¿Qué tanto han cambiado el lenguaje y los símbolos desde la llegada del chavismo al poder? 
dc.png

En junio de 2001, el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, transmitía desde Caracas su acostumbrado programa semanal que solía extenderse por horas: Aló, Presidente. Era el número 71. Días antes, tras volver del extranjero, empleó un término para referirse a los líderes del partido político Primero Justicia. Los llamó “escuálidos”. Señalaba a Leopoldo López, hoy preso, y Henrique Capriles, hoy gobernador y excandidato presidencial. Ambos en ese momento ejercían cargos como alcaldes. Con ellos envolvió a sus aliados y al resto de los políticos opositores.

Los llamados escuálidos respondieron a través de entrevistas en prensa y medios audiovisuales. Se defendieron. Intentaron un contraataque. Dijeron que el escuálido era el presidente, que llevaba al país por mal camino, que no tenía fuerzas. Hablaron diputados, comentaristas de la tele, articulistas de opinión. Lo de siempre. Pero nunca pudieron sacarse “la chapa” de encima. “Al que le caiga, le chupa; el que se pica es porque ají come”, respondió Chávez con picardía criolla en ese Aló, Presidente, en el que usó la palabra escuálido 37 veces para aludir a sus rivales políticos.

“Vea lo que le pasó a Venezuela; una supuesta democracia, la aplaudían en los foros del mundo… Mentira, unos representantes que eran unos hampones y unos bandidos y hoy son los escuálidos, pues el escualidismo es la continuación del puntofijismo. Oye, mira qué conclusión he sacado, una conclusión histórica, vale. Anótenlo. ¡Primicia!”, dijo entre aplausos y risas de sus asistentes.

ESCUÁLIDO: HUGO CHÁVEZ LO UTILIZÓ HASTA 37 VECES EN UNA EDICIÓN DE SU PROGRAMA ALÓ, PRESIDENTE PARA REFERIRSE A SUS RIVALES POLÍTICOS.

Escuálidos. Escuacas. Escualidismo. Expresiones que antes nadie empleaba con ese sentido comenzaron a calar en el habla popular. Permitían asumir posturas. Aún hoy, desde los medios públicos, instituciones del Estado y, sobre todo, en la calle, cuando un chavista se refiere a un opositor y quiere desvalorizarlo, lo llama escuálido. O también golpista o sifrino, un equivalente a gomelo en Colombia. Lo mismo ocurre al revés, claro. Al chavista, en general, lo señalan desde la acera contraria con vocablos denigrantes que van desde chabestia o enchufado hasta foca o jalabola.

Desde 2002, año del fugaz golpe de Estado contra Chávez, época de marchas y concentraciones masivas en Venezuela, una camiseta se puso de moda entre los adversarios al gobierno. Tenía una leyenda que decía: “Soy escuálido”.

El historiador venezolano y director nacional del Centro de Investigación y Estudios Políticos y Estratégicos, Juan Eduardo Romero, señala que dos de las maniobras discursivas del chavismo son la deslegitimación de los actores opositores y una dinámica que justifique la hegemonía política del proyecto bolivariano, en términos del filósofo italiano Antonio Gramsci.

La investigadora y doctora en sicología Mireya Lozada, quien tiene más de veinte años desarrollando proyectos en temas sobre democracia, espacio público y vida cotidiana, apunta al uso de este tipo de lenguaje como parte de unos procesos de polarización social y conflictividad sociopolítica que han fracturado el tejido social: “A la par de convocar la adhesión, confianza e identificación con el propio grupo, llama a despreciar, desconfiar y odiar al grupo opuesto políticamente, considerado enemigo y no adversario, limitando el reconocimiento de las diferencias y manejo pacífico y constructivo de los conflictos”.

Breves·Conejitos·Venezuela

Escasez

Donaldo Barros 665.png

La gente se siente en derrota,
Mientras en la tele anuncian
Que estamos en bancarrota,
y en la calle se rumora
que la situación sólo empeora.

Nos agobian las colas,
Mientras las pepas de mango,
solo alivian el hambre por unas horas,
-Benditas sean las temporadas de mango-
Pero se acaban…
y los precios que no mejoran.

Todos frente a los comercios
se amontonan,
Esperando la llegada de las gandolas,
Y la guardia nacional, que se libra de hacer la cola,
por cargar el uniforme y la pistola.

Los niños,
Dicen: -Mami tengo hambre.
mientras sus madres lloran;
Darle de comer a sus hijos
Es lo que más añoran.

La gente,
anda molesta en las camionetas,
abarrotadas de gente hasta las metras,
Unos gritan, otros golpean las puertas,
-ya esta full (gritan todos desde adentro)
-échense más pa’ atrás (grita el camionetero en su puesto).

El metro,
ahí se forma una trifulca a toda hora,
son personas,
Pero allá abajo se transforman,
Son como bestias
que se atropellan unas a otras.

Y la libertad de expresión,
está indispuesta,
Y la compasión
Por estas calles,
No aparece ni contesta,
Y la piedad, que no está de viaje,
migró apenas vió que
La injusticia reina en Venezuela.

Escasez.
¿Hasta cuándo aguantaremos esta mierda?

Silvia Corrales
15/08/16


Fotografía: Donaldo Barros

Este Conejito es dedicado a mi madre, a todas las madres y padres que tuvieron (porque no les quedaba de otra) que madrugar para poder comprar al menos un kilo de arroz, de azúcar, de pasta o lo que aún hubiese y pudiesen comprar en el comercio en el que habían hecho una cola de mínimo dos horas, sin mencionar que en algunas oportunidades al llegar su turno de compra, no quedaba ningún producto que pudiese comprar, incluso, en algunas oportunidades tenían que dejar que les marcaran el brazo con un número para llevar la cuenta de las personas que iban a comprar en el establecimiento, porque las compras solo se podían hacer de acuerdo al último número de cédula acordado para cada día de la semana. No siendo suficiente con tener que madrugar para hacer colas frente a los comercios, luego de comprar, mi madre tenía que salir corriendo a su trabajo, y al terminar su jornada, nuevamente recorría las calles en busca de algún comercio en el que hubiese una cola de gente a sus afueras, porque eso significaba que quizás, podría llevar algo más a casa, algún producto de primera necesidad para nuestra alimentación o nuestra higiene. Durante esos días recuerdo verla llegar a casa cansada, desgastada, decepcionada, es un sentimiento muy fuerte, doloroso, tener que haber visto a mi madre hacer todos esos esfuerzos por mantenernos. Me siento orgullosa de ella ❤

Breves·Venezuela

Por estas calles- Yordano

Por estas calles la compasión ya no aparece
y la piedad hace rato que se fue de viaje
cuando se iba la perseguía la policía
oye conciencia mejor te escondes con la paciencia

Por ningún lado se encuentran rastros de valentía
quienes la vieron dicen que estaba pálida y fría
se daba cuenta que estaba sola y sin compañía
y cada vez que asomaba el rostro se le veía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por estas calles hay tantos pillos y malhechores
y en eso si que no importa credo, raza o colores
tú te la juegas si andas diciendo lo que tú piensas
al hombre bueno le ponen precio a la cabeza

Y los que andan de cuello blanco son los peores
porque además de quemarte se hacen llamar señores
tienen amigos en altos cargos muy influyentes
y hay algunos que hasta se lanzan pa’ presidente

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía


Lo curioso, es que esta canción sigue vigente a pesar del paso de los años… Hoy se la quiero dedicar a todos esos chamos que han muerto en manos de la guardia nacional bolivariana, o mejor dicho, por sus disparos… Se la dedico a todos los presos políticos, a todos los venezolanos que han salido a las calles por una mejor Venezuela, y que en la mayoría de los casos se han encontrado con un muro de guardias dispuestos para reprimirlos. A toda la enorme juventud que ha tenido que migrar… a Venezuela ❤

En palabras de Yordano ”sin duda la canción que marcó mi carrera fue “Por estas calles”, fue influyente y salió en un momento álgido de la política venezolana y hoy sigue teniendo “fuerza”. Indicó “Ya lo he dicho espero que después de 20 años no me sigan diciendo que es una tonada vigente, espero que las cosas cambien y evolucione nuestro país”.

Breves·Venezuela

¿Hasta cuándo Venezuela? Parte III

En estos días tenemos que mantener la templanza. Las personas están más reactivas y violentas que de costumbre. Me duele mucho verlo día a día en la calle.

Hace pocos días, volví a lanzarme otra jornada larga en bomberos. Esta vez tuve la oportunidad de vivir una serie experiencias que deseo compartir con quien lee estas palabras.

Es día del primer paro nacional. Siendo cerca de las 5 pm, recibimos una llamada indicando que habían un conjunto de personas posiblemente heridas en La Trinidad- Baruta. Nuestra ambulancia se enfila rápidamente con todas sus luces y sirenas a la escena. Veo a mis compañeros en el camino, siento esa gran fuerza que nos une como familia, me siento protegido y a la vez muy asustado, a la expectativa, la calle está muy caliente. Pasamos la primera barricada, personas de todas las edades, algunos contemporáneos conmigo, cubren sus caras mientras se acerca y nos preguntan qué estaba ocurriendo. Nuestro miembro más antiguo ( y de mayor jerarquía por supuesto) les comenta que íbamos a atender varios heridos más adelante. Sin pensarlo dos veces, nos abren paso, con la condición de dejarles echar un ojo en la cabina ( donde se transportan los pacientes heridos). Luego de darnos paso y escuchar unas bendiciones a lo lejos, continuamos nuestro camino.

Más adelante, otra barricada, donde sus miembros habían estado recientemente enfrentados con efectivos de la guardia y policía. El olor en el ambiente era muy fuerte. A 200 metros vemos a un grupo de personas que nos hace señas. Un poco más cerca escuchamos los gritos de quienes se encontraban ahí. Amenazandonos de quemar la ambulancia si seguíamos más allá. Nuestra ambulancia retornó inmediatamente, para resguardarse en una clínica cerca. No lo podía creer, habíamos sido amenazados a pesar de que íbamos claramente identificados como bomberos Sigue leyendo “¿Hasta cuándo Venezuela? Parte III”

Breves·Venezuela

BASTA YA DE MENTIRAS

IMG_20190201_185246.png

Pues yo no soy ni derechista ni de izquierda ni de ningún partido político… ni mucho menos creo que el mundo se esté dejando llevar por ”la manipulación de información”…. lo que me queda claro es que Venezuela está siendo dominada actualmente por un grupo de corruptos/usurpadores/narcotraficantes…. ”Hay que ser curioso” para saber y entender que el pueblo venezolano está pasando hambre, ”hay que ser curioso” para saber que en Venezuela domina la delincuencia… hay que ser curioso para entender que en Venezuela reina la impunidad… ”Hay que ser curioso” para saber que el socialismo que proclama el chavismo, solo sirvió para enriquecer a ese grupo que se quiere mantener a la fuerza en el poder, y que empobreció al resto del país… no lo digo por el hecho de estar influenciada por EEUU o cualquier otro país… lo digo porque soy una venezolana más que vio cómo su país se cayó a pedazos, una venezolana más que salió de su país porque no se conseguía comida, el transporte público no funcionaba y la delincuencia (incluida la propia Guardia Nacional Bolivariana) me podían quitar la vida en cualquier momento… Habría que preguntarse entonces, si quienes aún apoyan a los restos del chavismo y al usurpador Nicolás Maduro, a quien por cierto, se le califica de Usurpador porque utilizo todos los mecanismos habidos y por haber para evitar que en su momento la oposición venezolana pudiese participar en las elecciones, es por ello que no se habla de ”democracia en venezuela” y es oficialmente una dictadura que se vale de las armas que deberían proteger al pueblo, para al contrario, reprimirlo. Habría que preguntarse entonces, si dichas personas no estarán influenciadas por Cuba.

Basta ya de tantas mentiras públicas! Quienes estamos interesados en que Nicolás Maduro el usurpador salga de Venezuela, somos los propios venezolanos! Como recomendación última, es fundamental y necesario informarse antes de defender a políticos corruptos.

——————————–

Me he tomado la libertad de responder lo escrito arriba, a una publicación que vi hace unos momentos, titulada ”Ensalada política” como pueden ver en la entrada del blog El Blog de Arena, en la que continuaba con una retahíla de palabras que deja claro a cualquiera que tenga dos dedos de frente, como es que realmente se manipula la información… Entiendo que debo ser tolerante con las diferencias de opinión, sin embargo es que se me van los cables al observar que aún hay gente que apoya absurdamente lo indefendible. Duele saber que en mi país Venezuela la gente está muriendo de hambre, a la gente la están matando y aun hay gente que piensa y cree que a Nicolás Maduro y su régimen lo quieren sacar por ”influencias externas”… Duele aún más tener que haber migrado de mi país, porque simplemente, mientras Nicolás Maduro y su grupo se mantengan en el poder: No hay futuro.

Silvia Corrales

Breves

12 señales de que no lo amaste nunca, sólo amabas a una idea- Daniel Morales

Está bien, no funcionamos, y no todos
los recuerdos, para decirte la verdad, son buenos.
Pero a veces hubo buenos momentos.
El amor fue bueno. Me gustaba tu extraña forma
de dormir junto a mí, y nunca soñé con miedo.

Debería haber estrellas para las grandes guerras
como la nuestra.
–Sandra Cisneros

Extraño tu cabello apabullado en mi cara mientras dormías. Extraño tu forma de caminar junto a mí, midiendo los pasos para ir al mismo compás. Extraño tu sonrisa viendo tu serie favorita y extraño tus lágrimas de alegría y de tristeza en la mayoría de las películas. Extraño tu mano recorriendo mi espalda ayudándome a dormir. Extraño que abras la puerta y corras a darme un beso, momento que suponía la mejor parte de mi día. Extraño tomar tu pierna al manejar y disfrutar la música sin ningún pensamiento más que lo que siento por ti. Extraño verte a mi lado y sentir la felicidad que nunca sería capaz de encontrar en otro lado. Amo la idea de lo que fuiste, pero no te amo a ti.

D88

Sigue leyendo “12 señales de que no lo amaste nunca, sólo amabas a una idea- Daniel Morales”