Autores venezolanos·Narrativa

Sangre en la boca- Milagros Socorro

Incluso meses después del gran recibimiento, cada vez que Manolo Alvia se emborrachaba, se ponía a contar el momento en que un chorro de sangre saltó de la boca de sus oponentes indicando al mundo que él era el propietario de una medalla de plata en boxeo en las Olimpiadas de Montreal. Si contaba con un auditorio interesado, Alvia agregaba detalles con respecto a la estela roja en la lona y al sabor que la sangre de su contendor había dejado en su propia boca. Sus antiguos compañeros en Bébsara gritaban “aaag” y ése era el momento en que Judith, la esposa de Alvia, salía de un rincón para llevárselo a casa.

Es necesario recordar que la recepción que el pueblo de Bébsara organizó para su primer campeón olímpico fue verdaderamente extraordinaria. Claro que el júbilo había comenzado durante las eliminatorias del torneo olímpico, que Alvia parecía superar con la facilidad con que derribaba muchachitos en las arenas de Bébsara. En esos días el pueblo se cubrió de niños que peleaban con su propia sombra como la piña madura convoca las moscas en los mediodías de mayo. El día de su llegada, puede decirse que más de la mitad del pueblo se hallaba congregado en el matapalo que indica la entrada a Bébsara. El carro que lo transportaba pasó veloz a través de una pancarta decorada con su nombre y con dos enormes círculos plateados, puestos en cada extremo de la cinta. A los pocos metros el carro se detuvo y el campeón se bajó, se quitó la chaqueta y la corbata, tiró ambas prendas en el interior del vehículo y retó a los presentes a una carrera hasta el centro de Bébsara. El jubiloso maratón se inició con un impresionante rugido que no cesó hasta que el presidente del concejo municipal tomó el micrófono para ensalzar al héroe y hacerle promesas referidas al futuro que le esperaba en el boxeo profesional del mundo.

Sigue leyendo “Sangre en la boca- Milagros Socorro”
Autores venezolanos·Narrativa

Zapato nuevo, zapato solo- Francisco Massiani

literatura francisco massiani

A Luis Yslas Prado

En tardes así, aun la promesa de una fiesta cercana no nos sirve para nada. Lo digo porque ayer cuando me fui al café de los pájaros sabía que el sábado me encontraría con Yoli, que todos estaríamos reunidos, que podría deshacer durante algunas horas ese sabor a tedio viejo que me viene gastando desde hace tanto. Sigue leyendo “Zapato nuevo, zapato solo- Francisco Massiani”

Autores españoles·Narrativa

La hora de los cansados- Enrique Vila-Matas

.

A Mercedes Monmany

Apenas son las seis y ya oscurece cuando me detengo a contemplar la súbita irrupción en las Ramblas de los pasajeros de metro que se han apeado en la estación de Liceo. Se trata de un espectáculo que nunca me defrauda. Hoy, por ejemplo, día de Jueves Santo, surge de entre la multitud un tenebroso viejo que, pese a tener un aspecto cadavérico y transportar un pesado maletín, anda con sorprendente agilidad. Adelanta con pasmosa rapidez a una hilera entera de adormecidos usuarios del metro, se planta muy decidido ante un cartel del Liceo, y allí, muy serio y estudioso, pasa revista al reparto de una ópera de Verdi, adoptando casi de inmediato un gesto de inmensa contrariedad, como si el elenco de estrellas le hubiera decepcionado amplia y profundamente. Este hombre, me digo, este cadáver ambulante tiene algo que me inquieta, que me intriga.

Sigue leyendo “La hora de los cansados- Enrique Vila-Matas”
Autores venezolanos·Narrativa

La tienda de muñecos- Julio Garmendia

literatura julio garmendia

No tengo suficiente filosofía para remontarme a las especulaciones elevadas del pensamiento. Esto explica mis asuntos banales, y por qué trato ahora de encerrar en breves líneas la historia —si así puede llamarse— de la vieja Tienda de Muñecos de mi abuelo que después pasó a manos de mi padrino, y de las de éste a las mías. A mis ojos posee esta tienda el encanto de los recuerdos de familia; y así como otros conservan los retratos de sus antepasados, a mí me basta, para acordarme de los míos, pasear la mirada por los estantes donde están alineados los viejos muñecos, con los cuales nunca jugué. Desde pequeño se me acostumbró a mirarlos con seriedad. Mi abuelo, y después mi padrino, solían decir, refiriéndose a ellos: Sigue leyendo “La tienda de muñecos- Julio Garmendia”

Autores venezolanos·Colaborador·Narrativa·Poemas de Eduardo R. Blanco·Venezuela

Un sueño de contemplación eterna

Escrito ayer, 19/11/2020, día mundial de la Filosofía.

Los antiguos creían que los sueños del alba eran verdades, revelaciones divinas, profecías. Las relaciones las encontramos en Homero, en Virgilio, en Ovidio, en Horacio, en Dante, y por supuesto también en Borges, que no es antiguo pero siempre nos lleva de paseo con aquellos.

El momento de los sueños cerca de la aurora es el tiempo en el que cierne lo que es verdadero (traducción libre de Ovidio), pasando por una de las dos puertas del sueño; la puerta de pulido cuerno por la que llegan los sueños que cumplen cosas verdaderas para aquél que los vea, como se cuenta en la Ilíada, la Odisea y la Eneida. Bajo la aurora tuve un sueño que, siendo hoy día internacional de la Filosofía, representa para mí una bonita sincronía y me hace pensar en la maravilla de que en su contenido pudiese haber algo cierto. Lo cuento:

Sigue leyendo “Un sueño de contemplación eterna”
Autores por nacionalidad·Autores venezolanos·Narrativa

Jugar al garrote – J.M. Briceño Guerrero

Vi por primera vez el tamunangue en Mérida, presentado por la Dirección de Cultura de la Universidad en el teatro César Rengifo. Quedé impresionado. Me pareció un retrato de la condición humana en todos sus aspectos. Incluía un arte marcial distinta de las orientales. (El arte parece masculino en singular y femenino en plural, o será que se dice el arte como el águila para evitar cacofonía). Un gran mito autóctono.

Sigue leyendo “Jugar al garrote – J.M. Briceño Guerrero”
Autores venezolanos·Línea de tiempo·Narrativa

Los grandes enigmas del Profesor Dalmansur – J.M. Briceño Guerrero

Recuerdo al Profesor Dalmansur, profesor de física y química en el politécnico de Mérida. Iba todas las noches al cine. Hablábamos con él en el restaurán Bimbo. Era serio, respetable, siempre bien vestido, italiano de origen a pesar del nombre. Inspiraba confianza; los jóvenes le pedían su opinión sobre diversos temas.

En cierta ocasión le oí explicarles que no debían casarse con una mujer joven e inexperta porque tendrían que acabar de criarla y el que se acuesta con niños amanece mojado. Ni con una mujer experta y de mayor edad porque una mujer experta desprecia necesariamente las torpezas del joven, su falta de savoir faire. Ni con una mujer en igualdad de condiciones porque en tal caso la mujer adopta un plan de rivalidad insoportable, no debe uno casarse para competir.

Sigue leyendo “Los grandes enigmas del Profesor Dalmansur – J.M. Briceño Guerrero”
Autores venezolanos·Línea de tiempo·Narrativa·Venezuela

ACUARIMÁNTIMA: una región del mundo de los sueños- J. M. Briceño Guerrero

Caminaba yo en cierta ocasión por una calle estrecha, sin aceras, peatonal, puertas y ventanas de hierro a cada lado. Cuando la calle desembocó en una plaza de piedra con un monumento abstracto de piedra en el centro, cuando vi ese gran espacio, me di cuenta de que estaba soñando y de que ésa era la ciudad tantas veces visitada en sueños, tantas veces recorrida y explorada, pero sin agotarla: mi conocimiento de ella se ampliaba en cada visita; esa calle estrecha, esas ventanas y puertas de hierro las veía por vez primera.

Sigue leyendo “ACUARIMÁNTIMA: una región del mundo de los sueños- J. M. Briceño Guerrero”
Autores venezolanos·Narrativa

La máquina de hacer pupú- Julio Garmendia

literatura julio garmendia

La máquina de hacer pupú hacía ¡pu! ¡pu! ¡pu! ¡pu! ¡puuuuu!…

Era la última palabra en materia de adelantos científicos; al fin, después de pacientes y laboriosos esfuerzos, experimentos y tanteos, se había logrado fabricar por vía sintética aquello que la máquina fabricaba. El mundo entero recibió la noticia del sensacional descubrimiento dejándose llevar por un irreflexivo y quizás desmedido sentimiento de entusiasmo y orgullo. Fue una ola de optimismo y de ilimitada confianza en el futuro. Cada día se producían nuevos portentos, nuevos inventos grandiosos e increíbles que cambiaban y revolucionaban por completo, una y otra vez en cortos intervalos, la hasta entonces mísera existencia humana. ¡No había ya límites para lo que podía soñar y ambicionar la humanidad! ¡Tantas cosas, tantas creaciones e invenciones se habían llevado a cabo, se habían perfeccionado y propagado hasta llegar al nivel y ponerse al alcance de los míseros! Sigue leyendo “La máquina de hacer pupú- Julio Garmendia”