Poemas de Silvia Navarro

Lo que dices y piensas

Dices que soy la bruja que nubla tu vista;

Y que vas por la vida hechizado por culpa de mi mirada y mi sonrisa.

Dices que mi poder se ha adentrado más allá de los límites de tu cabeza;
Y que ahora piensas y sueñas, día y noche con mi piel morena.

Dices que soy la mujer causante de tu torpeza;
Y que no hay palabras en tu mente cada vez que me besas.

Dices que mi cuerpo oculta magia negra;
Y que esta se ubica geográficamente entre mis piernas.

Dices que me transformo en mujer, Niña, dulzura y Tormenta;
Y que soy el espejo en el que te reflejas.

Dices que soy la maldad atrapada en una silueta;
Y que mis hechizos se componen de besos, palabras, caricias y letras.

Debo suponer de todo lo que de mi dices y piensas,
Que soy un peligro para ti y para cualquiera.

Pero no. Yo no me considero esa bruja que de mi piensas.
Porque todo lo que dices y sientes de mí, es sencillamente mi esencia.

Pero no. Sera mejor que no me creas.
Sigue pensando que todo lo que dices y piensas, es peligroso para tus creencias.

Pero quiero…
Solo quiero que me digas:

¿Por qué si soy Peligro no me tienes miedo?
¿Por qué si sabes todo lo que de mi dices y piensas, simplemente no te alejas?

Silvia Navarro
03/02/17

Anuncios
Poemas de Silvia Navarro

Él y Yo

Él me está robando el tiempo,
Yo por mi parte, estoy sucumbiendo ante el riesgo.

Él es un idiota con encantos,
Yo una tonta que no tiene escapatoria.

Él es una droga,
Yo soy una adicta sin memoria.

Él es la fruta prohibida que nace del árbol de la vida,
Yo soy Eva la que por una mordida perdió su antigua vida.

Él es el ave domesticada que un día se escapa,
Yo soy la humana que está sentada esperando que regrese a casa.

Él es el fuego que a las flores abraza, quema y luego mata,
Yo soy las cenizas que quedan después de su partida.

Está bien lo admito,
Él es él
Y yo soy yo,
Estoy intentando comprenderlo.

Es solo que hoy me dejó plantada,
Y yo aun no termino de entender el porqué de estas lágrimas…

Si él nunca me ha dado esperanzas.

Silvia Navarro.

Autores venezolanos·Cuentos

Un regalo para Julia- Francisco Massiani

Palabra que no era fácil. Casi todo el mundo regala discos y los pocos discos de moda son tres, cuatro. Julia iba a terminar con la casa llena de discos repetidos. Además tenía sólo veinte bolívares y así no se pueden comprar sino discos o chocolates o alguna inmundicia parecida. Yo nunca le regalaría un talco a Julia. Menos, un muñeco. Tiene una colección de muñecos desbaratados en el cuarto y lo de chocolates, menos, porque sé que Carlos se los comería todos. Carlos, tan perfectamente imbécil como siempre. Lo imagino clarito: Oye Julia, dame un poquito.

Uno dice: le regalo un libro. Uno dice: le regalo cualquier cosa. Pero uno no podía regalarle cualquier cosa. ¿Con qué cara? Ayer, anteayer estaba con la cochinada de Carlos, que por cierto: fuaaa, fuaaa, y lo peor es que no tose y a mí en cambio se me salen las tripas. Fuaaa, botaba el humo, y fuaaa estiraba su pata y mataba una hormiga. Se comía un moco. Se estripaba un barro en la nariz, fuaaa, se rascaba la oreja, y después escupía el humo por los ojos, por la nariz, por la boca, por todos lados. Porque lo hace. Juro que sabe fumar. Es verdad. Fuma mejor que nadie. Y entonces te mira y dice: si llego a ser novio de Julia. Pero lo juré. Dije: por Dios santo que no se lo digo, y eso, ¿no?, así que nada. No puedo decirlo. Pero en todo caso cuento que Carlos me dijo que si Julia llegaba a ser su novia, la metía en la bañera, la llenaba de jabón y le hacía esa porquería que juré que no se lo decía a nadie. Lo peor es que yo vengo y salgo y voy a casa de Julia, porque algo tenía que hacer, ¿no?, y llega Julia y me dice así mismito:

—¿Qué vienes a hacer aquí?

Quedé tieso. Después me dice:

—Pasa. Sigue leyendo “Un regalo para Julia- Francisco Massiani”

Poemas de Silvia Navarro

No tiene sentido

Pablo Pacanowski 6.png

Es una lástima que pensaras tan poco en mí,

Como si de una mala película

mi recuerdo se tratara…

Algo que no vale la pena ni el tiempo recordar…

Ya no tiene sentido pensar en los ”te amo” y cariño que me dabas…

Si cuando las mosquitas sobre tu cabeza revoloteaban,

se te olvidaban las promesas y lo tanto que a mi me lastimaras…

Momentáneamente, solo a ellas te dedicabas,

a pensarlas, desearlas y devorarlas…

Silvia Navarro
10/01/19


Imagen: Pablo Pacanowski