Cuentos

El cerdito- Juan Carlos Onetti

La señora estaba siempre vestida de negro y arrastraba sonriente el reumatismo del dormitorio a la sala. Otras habitaciones no había; pero sí una ventana que daba a un pequeño jardín pardusco. Miró el reloj que le colgaba del pecho y pensó que faltaba más de una hora para que llegaran los niños. No eran suyos. A veces dos, a veces tres que llegaban desde las casas en ruinas, más allá de la placita, atravesando el puente de madera sobre la zanja seca ahora, enfurecida de agua, en los temporales de invierno. Sigue leyendo “El cerdito- Juan Carlos Onetti”

Anuncios
Cuentos de Silvia Navarro·Venezuela

Entre los escombros el recuerdo. Un cuento sobre Caracas.

Esta tarde Vicente se encuentra inquieto, su cuerpo y su mente se mueven de un lado a otro, de un recuerdo al otro, y las manecillas del reloj se empeñan en acortar el tiempo: su tiempo… Hay un montón de hojas de su actual proyecto sobre el escritorio, los planos sin terminar en la pantalla de su ordenador, rastros de cartón por todo el suelo y el ineludible pegoste de silicón en las yemas de sus dedos. Sigue leyendo “Entre los escombros el recuerdo. Un cuento sobre Caracas.”

Autores venezolanos·Cuentos

Como si el loco fuera yo- Fedosy Santaella

Hoy en la mañana, una voz amable y correcta se me acercó bajo la lluvia.

—Hola, buenos días. Caballero, por favor, me presta su paraguas un momento, ya se lo devuelvo.

El hombre que hablaba venía con un periódico sobre la cabeza. Tendría unos cincuenta años, usaba bigotes gruesos y lentes, y también portaba una buena porción de canas. Tenía aspecto de persona seria. Pero por lo que acababa de decir, parecía no serlo. También cabía la posibilidad de que fuese un loco, de los tantos que sobran en la ciudad. Me quedé con esta última idea, y le respondí: Sigue leyendo “Como si el loco fuera yo- Fedosy Santaella”

Autores venezolanos·Cuentos

Las dos Chelitas- Julio Garmendia

Chelita tiene un conejito; pero Chelita la de enfrente tiene un sapo. Además de su conejito, tiene Chelita una gata, dos perros, una perica y tres palomas blancas en una casita de madera pintada de verde. Pero no ha podido ponerse en un sapo, en un sapo como el de Chelita la de enfrente, y su dicha no es completa.

–Chelita –le dice–, ¡te cambio tu sapo por la campana de plata con la cinta azul!

Pero no, Chelita la de enfrente no cambia su sapo por la campana de plata con la cinta azul… no lo cambia por nada, por nada en el mundo. Está contenta de tenerlo, de que se hable de él –y de ella, por supuesto–, y de que Pablo el jardinero diga, muy naturalmente, cuando viene a cortar la grama:

–Debajo de los capachos está durmiendo el sapo de la niña Chelita.

Sigue leyendo “Las dos Chelitas- Julio Garmendia”

Autores venezolanos·Cuentos

Un regalo para Julia- Francisco Massiani

Palabra que no era fácil. Casi todo el mundo regala discos y los pocos discos de moda son tres, cuatro. Julia iba a terminar con la casa llena de discos repetidos. Además tenía sólo veinte bolívares y así no se pueden comprar sino discos o chocolates o alguna inmundicia parecida. Yo nunca le regalaría un talco a Julia. Menos, un muñeco. Tiene una colección de muñecos desbaratados en el cuarto y lo de chocolates, menos, porque sé que Carlos se los comería todos. Carlos, tan perfectamente imbécil como siempre. Lo imagino clarito: Oye Julia, dame un poquito.

Uno dice: le regalo un libro. Uno dice: le regalo cualquier cosa.

Sigue leyendo “Un regalo para Julia- Francisco Massiani”

Artículos·Otros autores

Nací para ser la Bruja Indomable y no la princesa en apuros

viktor-sheleg-3

       Pues sí, a mi me gusta más ser la bruja del cuento, porque para ser la princesa en apuros no se requiere mucho cerebro, es demasiado sencillo, casi perezoso. Me gusta creer que si un día me quedo atrapada en la torre más alta del castillo de mis propios tormentos, tendré la capacidad para bajarme solita en lugar de esperar toda la vida a que a alguien se le antoje venir a rescatarme. Sigue leyendo “Nací para ser la Bruja Indomable y no la princesa en apuros”