Poemas

Ceremonias- Mario Benedetti

Hubo un tiempo en que nos fijábamos en las hojas secas
en el muro de ceniza y en la noche descalza
y en la luna pálida de tantas destrucciones
y así apostábamos a la melancolía
inconscientes de que ése no era aún nuestro percance
faltaban temporadas de sistemática pobreza
laberintos privados y tristezas de medio pelo
el calvario era ajeno y quedaba lejos
el tamaño de la pena era tan módico como el deleite
nuestros dientes de hambre y nuestras lenguas en celo Sigue leyendo “Ceremonias- Mario Benedetti”

Anuncios
Poemas

Hemos amado juntos tantas cosas- Roberto Juarroz

Hemos amado juntos tantas cosas
que es difícil amarlas separados.
Parece que se hubieran alejado de pronto
o que el amor fuera una hormiga
escalando los declives del cielo.

Hemos vivido juntos tanto abismo
que sin ti todo parece superficie,
órbita de simulacros que resbalan,
tensión sin extensiones,
vigilancia de cuerpos sin presencia.

IMG_1116.jpg

Hemos andado tanto sin movernos
que los viajes ahora se descuelgan
como abrigos inútiles.
Movimiento y quietud se han desunido
como grados de dos temperaturas.

Hemos perdido juntos tanta nada
que el hábito persiste y se da vuelta
y ahora todo es ganancia de la nada.
El tiempo se convierte en antitiempo
porque ya no lo piensas.

Hemos callado y hablado tanto juntos
que hasta callar y hablar son dos traiciones,
dos sustancias sin justificación,
dos substitutos.

Lo hemos buscado todo,
lo hemos hallado todo,
lo hemos dejado todo.

Únicamente no nos dieron tiempo
para encontrar el ojo de tu muerte,
aunque fuera también para dejarlo.

 

(a Antonio Porchia)

Roberto Juarroz

Poema del libro Cuarta Poesía Vertical (1969)

Fotografía: Eduardo R. Blanco


rj

Roberto Juarroz (1925 – 1995) nació y murió en Argentina. Fue un poeta y  ensayista. Publicó un inaudito legado poético que conformó bajo el nombre Poesía vertical. Primera Poesía vertical y así hasta quince poemarios son parte de una obra que adquiere apariencia de proyecto por su consistencia y reiteración. Juarroz logra en su poesía formular originalmente una y otra vez las mismas cuestiones en torno a la realidad, el ser y el lenguaje. Sus poemas pueden precipitarse en la metafísica hasta el absurdo, buscando el fondo de las preguntas, preguntando y enrareciendo hasta lo impreguntable.

 

Otros autores

Esa mujer… – Sirena Morena

Mentira que esa mujer fuera una simple humana.

Debió de haber sido forjada con lava, arcilla y manantial. No conozco a nadie que se materialice en sí misma tal naturaleza al mismo tiempo. Casi siempre le gustaba el sexo con violencia; casi rogaba que la convirtiera en un objeto, en un material para ser usado como se me antojara. Sus pechos pedían mis dientes, su cuello mis manos, sus nalgas mis golpes. Cómo me gustaba verla convertida en marea, con esa capacidad suya de hacer música con el golpeteo de mi vientre sobre sus labios abiertos; casi podría haber recolectado la lluvia de su sexo y acabar con la sequía en los campos hasta hacer florecer vida.

hy.png

Sigue leyendo “Esa mujer… – Sirena Morena”

Poemas

No te detengas- Walt Whitman

ZZ.png

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.

No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo. Sigue leyendo “No te detengas- Walt Whitman”

Autores venezolanos·Poemas

Poema de Lydda Franco Farías

peony-yip-3

Mientras dormía me crecieron alas
al principio ni yo misma lo creí
hice cálculos sobre las ventajas y desventajas
de este suceso inesperado
decidí ensayar un vuelo corto
tropecé contra los vidrios de las ventanas
no me di por vencida
llegué a libélula
fui uno que otro pájaro
ave de rapiña
mi ambición no tuvo fronteras
fui escalando
jerarquías hasta agotarlas todas
ahora soy un ángel
y me aburro.

Lydda Franco Farías

Imagen: Peony Yip


Lydda FF

Lydda Franco Farías, nació en San Luis, Estado Falcón, Venezuela. Fue una poeta venezolana marcada por el espíritu de la década de los 60,​ poseedora de una lírica feminista y contestataria. En 1963 fijó residencia en la ciudad de Maracaibo, capital del Estado Zulia. Allí vivió hasta su muerte. Comenzó a escribir desde la adolescencia en 1958 y posteriormente, colabora en los diarios La Mañana de Coro y Panorama de Maracaibo, entre otros. A partir de 1963 se radica definitivamente en Maracaibo, estado Zulia, Venezuela. Suele asistir en los años sesenta, a las tertulias del grupo literario maracaibero Cal y Agua, que surgió en Maracaibo en 1964, en el bar El Milonga. Entre sus obras poéticas publicadas se encuentran: Las Armas Blancas (1969), Poemas circunstanciales (1965), Summarius (1985), Recordar a los dormidos (1994), Una (1998), Bolero a media luz (1994), Aracné (2000), Antología poética (2002). Su fama se acrecentó entre los años 1999 y 2002. Recibió el Premio Regional de Poesía en 1995. Considerada como una de las más vitales voces de la poesía venezolana de la beligerante década de los años sesenta. Falleció el 2 de agosto de 2004 en Maracaibo, Venezuela.