Autores rusos·Poemas

Poems by Arseny Tarkovsky

PUBLICACIONES BLOG venezolanos (3)
 Candle 
A small yellow tongue flickers.
The candle drips and drips.
This is how you and I live—
our souls flare, flesh disappears.

1926.


  Beautiful Day
Beneath the jasmine a stone
marks a buried treasure.
On the path, my father stands.
A beautiful, beautiful day.
The gray poplar blooms,
centifolia blooms,
and milky grass,
and behind it, roses climb.
I have never been
more happy than then.
I have never been
more happy than then.
To return is impossible
and to talk about it, forbidden—
how it was filled with bliss,
that heavenly garden.

1942.


  Butterfly in the Hospital Orchard
Flying from shadow into the light,
she is herself both shadow and light.
Where did she come from, this being
nearly naked of markings?
She looks like she’s hopping.
She must be from Asia—
there’s no one quite like her here.
She must be from forgotten years,
where a tincture of azure
is a blue sea in our eyes.
She swears it will be forever
but keeps the word never.
She can hardly count to two,
understands little,
and from the whole alphabet knows
only two vowels—
                                 A
                                 &
                                 O.
The butterfly’s name is a picture
impossible to pronounce.
And why does she have to be so quiet?
She’s too much a mirror.
Don’t fly off to the East, O,
my lady! Don’t chase the East, flying from shadows
into the light. My soul, why do you long for a far-off place?
O my colorful beloved, my
darling, don’t fly away.

1945.


  The Word
A word is only a skin, thin
film, an empty sound, but inside
a pink point is beating,
shining like a strange light.
A vein pulses, an artery swirls.
And you don’t care at all,
the lucky one you’ve found
has been born with a caul.
From the beginning, the word
was power. If you’re a poet
and have no better path
in this tangled world,
don’t describe too early
battles or the trials of love.
Refrain from prophecy,
and don’t ask for the grave.
A word is only a skin,
a thin film of human lots,
and any line in your poem
can sharpen the knife of your fate.

1945.


  I learned the grass as I began to write,
and the grass started whistling like a flute.
I gathered how color and sound could join,
and when the dragonfly whirred up his hymn—
passing through green frets like a comet—
I knew a tear in each drop of dew.
Knew that in each facet of the huge eye,
in each rainbow of brightly churring wings,
dwells the burning word of the prophet—
by some miracle I found Adam’s secret.
I loved my tormenting task, this intricate
positioning of words, fastened by their light,
riddle of vague feeling and a sudden clarity
alighting. In truth I thought truth appeared.
My tongue was true, like a spectral analysis,
and words gathered around my feet to listen.
What’s more, my friend, you’re right to say
I heard one-quarter the noise, saw half the light.
But I did not debase the grasses, or my family,
or insult the ancestral earth by being blithe,
and as long as I worked on earth, accepted
a gift of coldest spring water and fragrant bread,
above me, the abyssal sky leaned down
and stars tumbled, hurtling toward this hand.

1956.


  Earthly 
If it had been written in the stars
that I would lie in the cradle of gods
and be raised by a heavenly wet-nurse
on the holy milk of clouds,
I’d be the god of a stream or garden,
guard some grain or grave.
But I don’t want to be immortal. I’m human,
and scared of an unearthly fate.
Thank God my lips have not been stitched
into a grin, above the earth’s salt and bile. So long, Olympian violin,
I don’t want your laughter or song.

1960.


  Life, Life
I
I don’t believe in omens, nor fear
foreboding signs. No poisons or lies
will strike me down. There is no death on earth;
everyone’s immortal. Nothing will die.
There’s no need to fear the end—at seventeen
or seventy. There’s only this life, this light
on earth; there’s no darkness or death.
We’re all already on the seashore,
and I’m one of those who hauls in the nets
when immortality swims past a shoal.
II 
If you live in a house, the house will not fall.
Summon any of the centuries,
I’ll enter and build a house in it.
That is why they are with me,
our beloveds and children, around my table
large enough for ancestors and grandchildren:
 the future turns its face to us now,
and if I raise my hand a little,
all five rays will dwell among you.
Every day I used my collarbones
as if they were logs to shore up the past—
I measured time with cubits and spans
then crossed its mountain range.
III
I tailored the age to fit my frame,
then we headed south, made the steppe dust fly.
Tall weeds fumed. A grasshopper played;
touching its antenna to a horseshoe, it prophesied;
like a monk, it threatened me with destruction.
I strapped my fate to the saddle.
And even now, in the time to come,
I stand up in stirrups like a boy.
My immortality suits me well—
my blood flows from age to age.
I would have paid with my life, whimsically,
for a warm and sturdy corner—
if the flying needle had not tugged me
like a thread across the universe.

1965.


And now summer has left
as if it never came at all.
It’s warm still where the sun falls.
But it’s not enough.
Whatever I wanted to happen
fell right into my hands
like a five-fingered leaf.
But it’s not enough.
The just and unjust
played their necessary part
and burned into light.
But it’s not enough.
Life tucked me behind its back
and shielded me from cuffs.
I’ve had such good luck.
But it’s not enough.
My leaves have yet to blaze;
my branches have not yet broken.
The day is clear as glass—
but it’s not enough.

1967 .

Arseny Tarkovsky

Poems and biography extracted from the book ”I burned at the feast : selected poems of Arseny Tarkovsky / translated by Philip
Metres and Dimitri Psurtsev”


tarkovsky
Arseny Alexandrovich Tarkovsky was born in the Ukrainian city of Elisavetgrad (now Kirovohrad) in 1907 and moved to Moscow in 1923, working as a newspaper journalist and publishing his first poems. By the late 1930s, he had become a noted translator of Turkmen, Georgian, Armenian, Arabic, and other Asian poets. During the Second World War, he served as a war correspondent for the Soviet Army publication Battle Alarm from 1942 to 1944, receiving the Order of the Red Star for valor. His first book of poems was suppressed by the authorities in 1946, prior to publication. Tarkovsky’s first volume of his own poems, Before the Snow, emerged in 1962, when the poet was 55, and rapidly sold out. His fame widened when his son, the internationally-acclaimed filmmaker Andrei Tarkovsky, included some of his father’s poems in his films. He died in 1989, just
before the Soviet Union fell.

Poemas de Silvia Navarro·Venezuela

Mi ciudad

Caracas.png

Si tuviese que elegir un símbolo de Caracas,
elegiría el Río Guaire (Es solo un símbolo de tantos)
Y no precisamente por lo bello o agradable,
Mi elección va más que todo,
por lo que considero actualmente nos representa (Aunque lamentable).
Es el Río un error de esta sociedad acostumbrada
o mejor dicho, mal acostumbrada a no hacer nada.
Este es el tiempo en el que agotamos las soluciones fáciles (De tanto usarlas),
ahora nos quedan las soluciones vagas, (vagas por malas)
Y decidimos tapar el río de mierda,
Con una ampliación de la autopista,
que destaca en la vía (porque según algunos, algún día se cae)
Ahora andamos sobre la mierda.
Como dicen coloquialmente “Pañitos calientes para curar la alergia”
(esto definitivamente está jodido)
Error tras error
Culpamos al gobierno de turno (Que no es por defenderlos,
ellos se destruyen solitos)
Pero es que año tras año
acumulamos una desplanificación (La palabra no existe, estoy segura)
Pero el hecho es que en absoluto:
No hay planificación.
El Guaire es una analogía
a lo que es, o se ha convertido esta sociedad
Porque más que en sociedad
la gente se ha acostumbrado a llevar
una vida en suciedad (Si, así con U)
Una cultura en desidia que se pierde a diario.
Hay quienes piensan que no hay salida,
mientras otros se van en bandadas buscando una mejor vida.
Hay quienes se quedan porque aún creen (¿¿En qué rayos creen??)
Finalmente otros solo se dejan llevar por el entorpecido curso de la vida.
Palabras más,
Palabras menos.
Estas son las palabras,
Estos son los pensamientos
Que a diario me recuerdan,
Que a diario me atormentan.

PD: Todo esto pasaba hoy por mi cabeza: mientras trataba de recordar el trazado del Río Guaire dentro de la ciudad de Caracas. Mientras pensaba en la naturaleza indomable de las cosas, y de cómo el Guaire se desborda cada vez que se vienen las lluvias. Y si, todo esto lo pensaba mientras pasaba sobre el río de mierda.

Silvia Navarro
06/12/16 Sigue leyendo “Mi ciudad”

Poemas de Silvia Navarro

Abandono de mujer

Nicolas Bruno 1.png

Mujer
Qué esperas del hombre
Te levantas,
cambias las sábanas
Esperas
Te bañas en agua de rosas,
vistes y calzas tus mejores ropas,
Para tu cita eterna
Esperas
Miras por la ventana
Esperas
Te sientas en la terraza
Esperas
En las tardes, vacías
dejas la puerta abierta
Esperando la llegada
de aquel hombre
a quien tanto anhelas…

Pasan por tu puerta
cálidas brisas
heladas tormentas
Inundan tu casa de soledad y agonía,
Con el pasar de las horas y los días
pequeños surcos en tu cara se afirman
las canas se presentan en tu cabellera
Esperas…

Pero ese maldito hombre nunca llega

Silvia Navarro
09/12/18


Fotografía: Nicolas Bruno

Abandono de mujer, poema dedicado a la mujer que sufre, que ama, que anhela, que siente.

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Poemas de Silvia Navarro

La buena jugada

Me miras, me abrazas

¿me amas?

Me acaricias

me besas

Me tocas el alma

¿me amas?

Bailamos

caminamos de la mano

Te duermes en mi seno

¿me amas?

La lluvia cae allá fuera de mi ventana

Me abrigas, me calmas

¿me amas?

Devuelves mis pensamientos con tu habla

Me das aliento con tus poemas

Me dejas

Me dejas
… me dejas con más ganas de tu sexo.

Tienes todo de mi…

Tengo todo de ti…

Pero luego vas y te acuestas con ella.

Silvia Navarro

16/11/18

wp-1551838823893.jpg

Poemas de Silvia Navarro·Venezuela

Un hombre llora

Al Licenciado en Seguridad Laboral anónimo

agnes-cecile-9

Esta mañana vi a un hombre llorar,

Triste hombre

que ayuda a sus semejantes rogaba.

Pidiendo disculpa,

su discurso iniciaba

pero mientras sus penas contaba,

un nudo en su garganta se formaba y

con lágrimas de dolor y rabia

El transporte público en el que pedía limosna

Abandonaba.

 

Silvia Navarro

02/09/18


Imagen: Agnes Cecile Sigue leyendo “Un hombre llora”

Poemas de Silvia Navarro·Venezuela

Escasez

Donaldo Barros 665.png

La gente se siente en derrota,
Mientras en la tele anuncian
Que estamos en bancarrota,
y en la calle se rumora
que la situación sólo empeora.

Nos agobian las colas,
Mientras las pepas de mango,
solo alivian el hambre por unas horas,
-Benditas sean las temporadas de mango-
Pero se acaban…
y los precios que no mejoran.

Todos frente a los comercios
se amontonan,
Esperando la llegada de las gandolas,
Y la guardia nacional, que se libra de hacer la cola,
por cargar el uniforme y la pistola.

Los niños,
Dicen: -Mami tengo hambre.
mientras sus madres lloran;
Darle de comer a sus hijos
Es lo que más añoran.

La gente,
anda molesta en las camionetas,
abarrotadas de gente hasta las metras,
Unos gritan, otros golpean las puertas,
-ya esta full (gritan todos desde adentro)
-échense más pa’ atrás (grita el camionetero en su puesto).

El metro,
ahí se forma una trifulca a toda hora,
son personas,
Pero allá abajo se transforman,
Son como bestias
que se atropellan unas a otras.

Y la libertad de expresión,
está indispuesta,
Y la compasión
Por estas calles,
No aparece ni contesta,
Y la piedad, que no está de viaje,
migró apenas vió que
La injusticia reina en Venezuela.

Escasez.
¿Hasta cuándo aguantaremos esta mierda?

Silvia Navarro
15/08/16


Fotografía: Donaldo Barros

Este Conejito es dedicado a mi madre, a todas las madres y padres que tuvieron (porque no les quedaba de otra) que madrugar para poder comprar al menos un kilo de arroz, de azúcar, de pasta o lo que aún hubiese y pudiesen comprar en el comercio en el que habían hecho una cola de mínimo dos horas, sin mencionar que en algunas oportunidades al llegar su turno de compra, no quedaba ningún producto que pudiese comprar, incluso, en algunas oportunidades tenían que dejar que les marcaran el brazo con un número para llevar la cuenta de las personas que iban a comprar en el establecimiento, porque las compras solo se podían hacer de acuerdo al último número de cédula acordado para cada día de la semana. No siendo suficiente con tener que madrugar para hacer colas frente a los comercios, luego de comprar, mi madre tenía que salir corriendo a su trabajo, y al terminar su jornada, nuevamente recorría las calles en busca de algún comercio en el que hubiese una cola de gente a sus afueras, porque eso significaba que quizás, podría llevar algo más a casa, algún producto de primera necesidad para nuestra alimentación o nuestra higiene. Durante esos días recuerdo verla llegar a casa cansada, desgastada, decepcionada, es un sentimiento muy fuerte, doloroso, tener que haber visto a mi madre hacer todos esos esfuerzos por mantenernos. Me siento orgullosa de ella ❤

Venezuela

Por estas calles- Yordano

Por estas calles la compasión ya no aparece
y la piedad hace rato que se fue de viaje
cuando se iba la perseguía la policía
oye conciencia mejor te escondes con la paciencia

Por ningún lado se encuentran rastros de valentía
quienes la vieron dicen que estaba pálida y fría
se daba cuenta que estaba sola y sin compañía
y cada vez que asomaba el rostro se le veía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por estas calles hay tantos pillos y malhechores
y en eso si que no importa credo, raza o colores
tú te la juegas si andas diciendo lo que tú piensas
al hombre bueno le ponen precio a la cabeza

Y los que andan de cuello blanco son los peores
porque además de quemarte se hacen llamar señores
tienen amigos en altos cargos muy influyentes
y hay algunos que hasta se lanzan pa’ presidente

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía


Lo curioso, es que esta canción sigue vigente a pesar del paso de los años… Hoy se la quiero dedicar a todos esos chamos que han muerto en manos de la guardia nacional bolivariana, o mejor dicho, por sus disparos… Se la dedico a todos los presos políticos, a todos los venezolanos que han salido a las calles por una mejor Venezuela, y que en la mayoría de los casos se han encontrado con un muro de guardias dispuestos para reprimirlos. A toda la enorme juventud que ha tenido que migrar… a Venezuela ❤

En palabras de Yordano ”sin duda la canción que marcó mi carrera fue “Por estas calles”, fue influyente y salió en un momento álgido de la política venezolana y hoy sigue teniendo “fuerza”. Indicó “Ya lo he dicho espero que después de 20 años no me sigan diciendo que es una tonada vigente, espero que las cosas cambien y evolucione nuestro país”.

Poemas de Silvia Navarro

Cronos y Kairós

I

silencio, silencio y discreto
el pasar del tiempo
cuerpos sin pétalos
tallos desnudos
almas rotas
cuerpos marchitos
estela de campos desiertos
Cronos y Kairós
deidades en lucha
por el poder del tiempo
fuerzas devastadoras
creadoras
que pretenden dominar
un poder absoluto
la cosa
la sustancia
la esencia misma de las rosas.
Fotor_142285872416623.jpg

Autor: Silvia Navarro


Fotografía: Silvia Navarro

              La foto la tomé hace unos  dos o tres añitos… Recuerdo que estaba buscando el mejor ángulo para hacer un boceto ya que tenía que entregar un dibujo semanal en una materia de dibujo… Lo mejor de la imagen y la razón por la cual me gusta la imagen.. Es que solo necesité para entonces, un pequeño jarrón de mi mamá, colocarlo sobre una silla cóncava color blanco y mi pequeña y vieja cámara jejeje El trabajo de luz, lo hizo la iluminación de mi sala. 🙂