Poemas de Silvia Navarro·Venezuela

Mi ciudad

Caracas.png

Si tuviese que elegir un símbolo de Caracas,
elegiría el Río Guaire (Es solo un símbolo de tantos)
Y no precisamente por lo bello o agradable,
Mi elección va más que todo,
por lo que considero actualmente nos representa (Aunque lamentable).
Es el Río un error de esta sociedad acostumbrada
o mejor dicho, mal acostumbrada a no hacer nada.
Este es el tiempo en el que agotamos las soluciones fáciles (De tanto usarlas),
ahora nos quedan las soluciones vagas, (vagas por malas)
Y decidimos tapar el río de mierda,
Con una ampliación de la autopista,
que destaca en la vía (porque según algunos, algún día se cae)
Ahora andamos sobre la mierda.
Como dicen coloquialmente “Pañitos calientes para curar la alergia”
(esto definitivamente está jodido)
Error tras error
Culpamos al gobierno de turno (Que no es por defenderlos,
ellos se destruyen solitos)
Pero es que año tras año
acumulamos una desplanificación (La palabra no existe, estoy segura)
Pero el hecho es que en absoluto:
No hay planificación.
El Guaire es una analogía
a lo que es, o se ha convertido esta sociedad
Porque más que en sociedad
la gente se ha acostumbrado a llevar
una vida en suciedad (Si, así con U)
Una cultura en desidia que se pierde a diario.
Hay quienes piensan que no hay salida,
mientras otros se van en bandadas buscando una mejor vida.
Hay quienes se quedan porque aún creen (¿¿En qué rayos creen??)
Finalmente otros solo se dejan llevar por el entorpecido curso de la vida.
Palabras más,
Palabras menos.
Estas son las palabras,
Estos son los pensamientos
Que a diario me recuerdan,
Que a diario me atormentan.

PD: Todo esto pasaba hoy por mi cabeza: mientras trataba de recordar el trazado del Río Guaire dentro de la ciudad de Caracas. Mientras pensaba en la naturaleza indomable de las cosas, y de cómo el Guaire se desborda cada vez que se vienen las lluvias. Y si, todo esto lo pensaba mientras pasaba sobre el río de mierda.

Silvia Navarro
06/12/16 Sigue leyendo “Mi ciudad”

Anuncios
Poemas de Silvia Navarro·Venezuela

Los Malos… Los Buenos…

Los malos, los buenos.png

Cuando los malos gobiernos tienen miedo,
Se esconden;
Se cobijan
con sucias estrategias.
Limitan
Callan al pueblo,
para que solo se escuche una voz…
La de ellos.
Su cobardía
es ambiciosa.
Se habitúan,
se acostumbran
a las trampas.
Contradicciones.
Las calumnias hacia el adversario
Son comunes,
Son mediocres.
Cuando los malos gobiernos tienen miedo,
Dicen algo
Y hacen algo
Diferente a lo que promulgaron.
Imponen
Sus decisiones.
Y así, van ellos
entiendanlos,
Tienen miedo.
Cuando un mal gobierno tiene miedo,
Su diálogo
produce confianza,
Aunque en el fondo
esté lleno de malas intenciones.
Arbitrarios
Tienen miedo,
Y también tienen
Una confusión de funciones.

Silvia Navarro
19/07/16


Fotografía: Silvia Navarro

Poema dedicado a mi país, Venezuela.

Artículos·Venezuela

Venezuela para Dummies- por Laureano Márquez

Donaldo Barros 6.png

Fuera de Venezuela, a muchos les cuesta comprender lo que sucede en nuestro país. Es común ver a comentaristas en los espacios de opinión e incluso a sesudos analistas que siguen sin enterarse de lo que acontece en la patria de Bolívar. No es de culpar -incluso a los que llevamos 20 años padeciendo esta tragedia, nos cuesta-, pero es menester ayudarles.

Vamos a ver:

  1. ¿Es Venezuela una dictadura? En primer lugar debemos señalar que hay que distinguir cuando hablamos de democracia entre legitimidad de origen y legitimidad de ejercicio. Esto es: para que un gobierno sea considerado democrático, no sólo debe provenir del voto popular, sino también comportarse conforme a los principios que dan sentido a la democracia, a saber: no encarcelar al que piensa diferente, no asesinar al que protesta, no torturar prisioneros, tolerar la expresión libre del pensamiento, respetar las minorías, cumplir la Constitución, acatar la división de poderes, entre muchas otras cosas.

Sigue leyendo “Venezuela para Dummies- por Laureano Márquez”

Artículos·Venezuela

¿Qué tanto han cambiado el lenguaje y los símbolos en Venezuela desde la llegada del chavismo al poder?- por Leo Felipe Campos

 

¿Qué pensaría un venezolano de su país si hubiese entrado en coma en 1998 y despertase hoy en día? ¿Entendería lo que significan palabras como escuálido, boliburgués, guarimba, raspacupo o bachaquero? ¿Vería extrañado una estrella más en su bandera, otro caballo en su escudo nacional y bolivariana como segundo nombre de su república? ¿Qué tanto han cambiado el lenguaje y los símbolos desde la llegada del chavismo al poder? 
dc.png

En junio de 2001, el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, transmitía desde Caracas su acostumbrado programa semanal que solía extenderse por horas: Aló, Presidente. Era el número 71. Días antes, tras volver del extranjero, empleó un término para referirse a los líderes del partido político Primero Justicia. Los llamó “escuálidos”. Señalaba a Leopoldo López, hoy preso, y Henrique Capriles, hoy gobernador y excandidato presidencial. Ambos en ese momento ejercían cargos como alcaldes. Con ellos envolvió a sus aliados y al resto de los políticos opositores.

Los llamados escuálidos respondieron a través de entrevistas en prensa y medios audiovisuales. Se defendieron. Intentaron un contraataque. Dijeron que el escuálido era el presidente, que llevaba al país por mal camino, que no tenía fuerzas. Hablaron diputados, comentaristas de la tele, articulistas de opinión. Lo de siempre. Pero nunca pudieron sacarse “la chapa” de encima. “Al que le caiga, le chupa; el que se pica es porque ají come”, respondió Chávez con picardía criolla en ese Aló, Presidente, en el que usó la palabra escuálido 37 veces para aludir a sus rivales políticos.

“Vea lo que le pasó a Venezuela; una supuesta democracia, la aplaudían en los foros del mundo… Mentira, unos representantes que eran unos hampones y unos bandidos y hoy son los escuálidos, pues el escualidismo es la continuación del puntofijismo. Oye, mira qué conclusión he sacado, una conclusión histórica, vale. Anótenlo. ¡Primicia!”, dijo entre aplausos y risas de sus asistentes.

ESCUÁLIDO: HUGO CHÁVEZ LO UTILIZÓ HASTA 37 VECES EN UNA EDICIÓN DE SU PROGRAMA ALÓ, PRESIDENTE PARA REFERIRSE A SUS RIVALES POLÍTICOS.

Escuálidos. Escuacas. Escualidismo. Expresiones que antes nadie empleaba con ese sentido comenzaron a calar en el habla popular. Permitían asumir posturas. Aún hoy, desde los medios públicos, instituciones del Estado y, sobre todo, en la calle, cuando un chavista se refiere a un opositor y quiere desvalorizarlo, lo llama escuálido. O también golpista o sifrino, un equivalente a gomelo en Colombia. Lo mismo ocurre al revés, claro. Al chavista, en general, lo señalan desde la acera contraria con vocablos denigrantes que van desde chabestia o enchufado hasta foca o jalabola.

Poemas de Silvia Navarro·Venezuela

Escasez

Donaldo Barros 665.png

La gente se siente en derrota,
Mientras en la tele anuncian
Que estamos en bancarrota,
y en la calle se rumora
que la situación sólo empeora.

Nos agobian las colas,
Mientras las pepas de mango,
solo alivian el hambre por unas horas,
-Benditas sean las temporadas de mango-
Pero se acaban…
y los precios que no mejoran.

Todos frente a los comercios
se amontonan,
Esperando la llegada de las gandolas,
Y la guardia nacional, que se libra de hacer la cola,
por cargar el uniforme y la pistola.

Los niños,
Dicen: -Mami tengo hambre.
mientras sus madres lloran;
Darle de comer a sus hijos
Es lo que más añoran.

La gente,
anda molesta en las camionetas,
abarrotadas de gente hasta las metras,
Unos gritan, otros golpean las puertas,
-ya esta full (gritan todos desde adentro)
-échense más pa’ atrás (grita el camionetero en su puesto).

El metro,
ahí se forma una trifulca a toda hora,
son personas,
Pero allá abajo se transforman,
Son como bestias
que se atropellan unas a otras.

Y la libertad de expresión,
está indispuesta,
Y la compasión
Por estas calles,
No aparece ni contesta,
Y la piedad, que no está de viaje,
migró apenas vió que
La injusticia reina en Venezuela.

Escasez.
¿Hasta cuándo aguantaremos esta mierda?

Silvia Navarro
15/08/16


Fotografía: Donaldo Barros

Este Conejito es dedicado a mi madre, a todas las madres y padres que tuvieron (porque no les quedaba de otra) que madrugar para poder comprar al menos un kilo de arroz, de azúcar, de pasta o lo que aún hubiese y pudiesen comprar en el comercio en el que habían hecho una cola de mínimo dos horas, sin mencionar que en algunas oportunidades al llegar su turno de compra, no quedaba ningún producto que pudiese comprar, incluso, en algunas oportunidades tenían que dejar que les marcaran el brazo con un número para llevar la cuenta de las personas que iban a comprar en el establecimiento, porque las compras solo se podían hacer de acuerdo al último número de cédula acordado para cada día de la semana. No siendo suficiente con tener que madrugar para hacer colas frente a los comercios, luego de comprar, mi madre tenía que salir corriendo a su trabajo, y al terminar su jornada, nuevamente recorría las calles en busca de algún comercio en el que hubiese una cola de gente a sus afueras, porque eso significaba que quizás, podría llevar algo más a casa, algún producto de primera necesidad para nuestra alimentación o nuestra higiene. Durante esos días recuerdo verla llegar a casa cansada, desgastada, decepcionada, es un sentimiento muy fuerte, doloroso, tener que haber visto a mi madre hacer todos esos esfuerzos por mantenernos. Me siento orgullosa de ella ❤

Venezuela

Por estas calles- Yordano

Por estas calles la compasión ya no aparece
y la piedad hace rato que se fue de viaje
cuando se iba la perseguía la policía
oye conciencia mejor te escondes con la paciencia

Por ningún lado se encuentran rastros de valentía
quienes la vieron dicen que estaba pálida y fría
se daba cuenta que estaba sola y sin compañía
y cada vez que asomaba el rostro se le veía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por estas calles hay tantos pillos y malhechores
y en eso si que no importa credo, raza o colores
tú te la juegas si andas diciendo lo que tú piensas
al hombre bueno le ponen precio a la cabeza

Y los que andan de cuello blanco son los peores
porque además de quemarte se hacen llamar señores
tienen amigos en altos cargos muy influyentes
y hay algunos que hasta se lanzan pa’ presidente

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo esta vida mía


Lo curioso, es que esta canción sigue vigente a pesar del paso de los años… Hoy se la quiero dedicar a todos esos chamos que han muerto en manos de la guardia nacional bolivariana, o mejor dicho, por sus disparos… Se la dedico a todos los presos políticos, a todos los venezolanos que han salido a las calles por una mejor Venezuela, y que en la mayoría de los casos se han encontrado con un muro de guardias dispuestos para reprimirlos. A toda la enorme juventud que ha tenido que migrar… a Venezuela ❤

En palabras de Yordano ”sin duda la canción que marcó mi carrera fue “Por estas calles”, fue influyente y salió en un momento álgido de la política venezolana y hoy sigue teniendo “fuerza”. Indicó “Ya lo he dicho espero que después de 20 años no me sigan diciendo que es una tonada vigente, espero que las cosas cambien y evolucione nuestro país”.

Venezuela

¿Hasta cuándo Venezuela? Parte III

En estos días tenemos que mantener la templanza. Las personas están más reactivas y violentas que de costumbre. Me duele mucho verlo día a día en la calle.

Hace pocos días, volví a lanzarme otra jornada larga en bomberos. Esta vez tuve la oportunidad de vivir una serie experiencias que deseo compartir con quien lee estas palabras.

Es día del primer paro nacional. Siendo cerca de las 5 pm, recibimos una llamada indicando que habían un conjunto de personas posiblemente heridas en La Trinidad- Baruta. Nuestra ambulancia se enfila rápidamente con todas sus luces y sirenas a la escena. Veo a mis compañeros en el camino, siento esa gran fuerza que nos une como familia, me siento protegido y a la vez muy asustado, a la expectativa, la calle está muy caliente. Pasamos la primera barricada, personas de todas las edades, algunos contemporáneos conmigo, cubren sus caras mientras se acerca y nos preguntan qué estaba ocurriendo. Nuestro miembro más antiguo ( y de mayor jerarquía por supuesto) les comenta que íbamos a atender varios heridos más adelante. Sin pensarlo dos veces, nos abren paso, con la condición de dejarles echar un ojo en la cabina ( donde se transportan los pacientes heridos). Luego de darnos paso y escuchar unas bendiciones a lo lejos, continuamos nuestro camino.

Más adelante, otra barricada, donde sus miembros habían estado recientemente enfrentados con efectivos de la guardia y policía. El olor en el ambiente era muy fuerte. A 200 metros vemos a un grupo de personas que nos hace señas. Un poco más cerca escuchamos los gritos de quienes se encontraban ahí. Amenazandonos de quemar la ambulancia si seguíamos más allá. Nuestra ambulancia retornó inmediatamente, para resguardarse en una clínica cerca. No lo podía creer, habíamos sido amenazados a pesar de que íbamos claramente identificados como bomberos Sigue leyendo “¿Hasta cuándo Venezuela? Parte III”