Autores uruguayos·Poemas

Poemas de Mario Benedetti

Poema del libro Poemas de otros (1974).

NO TE SALVES

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.


 

Poema del libro Viento del exilio (1981).

CONJUGACIONES

De vez en cuando es bueno
ser consciente
de que hoy
de que ahora
estamos fabricando
las nostalgias
que descongelarán
algún futuro.


 

Poema del libro Geografías (1984).

El sueño tiene rupturas, vaivenes y, a veces,
expresiones e imágenes aumentadas, como para
que su memoria de soñador las fije y así pueda
recuperarlas cuando despierte. Curiosamente,
tiene una oscura sensación de que está soñando
y sin embargo no quiere todavía despertar.


 

Poema del libro Las soledades de Babel (1991).

SATURACIÓN

Dejaré esta rosa
en el abandono

el abandono está
lleno de rosas


Poema del libro El olvido está lleno de memoria (1995).

SEÑALES

En las manos traigo
viejas señales
son mis manos de ahora
no las manos de antes

doy lo que puedo
y no tengo vergüenza
del sentimiento

si los sueños y ensueños
son como ritos
el primero que vuelve
siempre es el mismo

salvando muros
se elevan en la tarde
tus pies desnudos

el azar nos ofrece
su doble vía
vos con tus soledades
yo con las mías

y eso tampoco
si habito en tu memoria
no estaré solo

tus miradas insomnes
no dan abasto
dónde quedó tu luna
la de ojos claros

mírame pronto
antes que en un descuido
me vuelva otro

no importa que el paisaje
cambie o se rompa
me alcanza con tus valles
y con tu boca

no me deslumbres
me basta con el cielo
de la costumbre

en mis manos te traigo
viejas señales
son mis manos de ahora
no las de antes

doy lo que puedo
y no tengo vergüenza
del sentimiento.


 

Poemas del libro Rincón de Haikus (1999).

Cuando seducen
las mujeres se vuelven
una guitarra

∗∗∗

Las añoranzas
son menos añoranzas
cerca del río

Mario Benedetti.


MB

Mario Benedetti, narrador, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo, nació en Paso de los Toros (Tacuarembó) 14 de septiembre de 1920. Su oposición a la dictadura de 1973 lo llevó al exilio, al igual que a miles de uruguayos.  Esa situación, lo hizo residir en diversos países latinoamericanos. Fue integrante de la generación del 45 a la que pertenecieron, entre otros, Idea Vilariño y Juan Carlos Onetti. Su obra es muy vasta y comprende muchos géneros literarios, con más de ochenta libros, algunos de los cuales fueron traducidos a más de veinte idiomas. Gran parte de su reconocimiento continental se debe a su poesía, a su narrativa y a su labor como ensayista. Su primer libro publicado fue el poemario La víspera indeleble (1945), al que siguió la colección de cuentos que lleva por titulo Esta mañana (1949). Su obra poética se reunió en el volumen Inventario (1978). Posteriores a esas fecha son los poemarios: Cotidianas (1979) y Viento del Exilio (1981). Su obra narrativa, que comprende varios títulos, fue reunida en Cuentos completos (1970) y en Todos los cuentos de Mario Benedetti (1980). Publicó ademas, Primavera en una esquina rota (1982), Geografías (1984) y las novelas La tregua (1960) y Gracias por el fuego (1965). Falleció el 17 de mayo de 2009 en Montevideo, Uruguay.

Autores peruanos·Poemas

Ocho Poemas de María Emilia Cornejo

María Emilia Cornejo

me encontraste en la mitad de todos mis caminos
me tomaste de la mano
y yo te seguí ansiosamente,
ninguna cama nos aguardaba
sin embargo
cualquier lugar era apropiado
para juntar nuestras desdichas.
mis senos maduraron como dos frutos entre tus manos
y descubrí que el amor
no siempre necesita un lecho de rosas. Sigue leyendo “Ocho Poemas de María Emilia Cornejo”