Poemas

Hemos amado juntos tantas cosas- Roberto Juarroz

Hemos amado juntos tantas cosas
que es difícil amarlas separados.
Parece que se hubieran alejado de pronto
o que el amor fuera una hormiga
escalando los declives del cielo.

Hemos vivido juntos tanto abismo
que sin ti todo parece superficie,
órbita de simulacros que resbalan,
tensión sin extensiones,
vigilancia de cuerpos sin presencia.

IMG_1116.jpg

Hemos andado tanto sin movernos
que los viajes ahora se descuelgan
como abrigos inútiles.
Movimiento y quietud se han desunido
como grados de dos temperaturas.

Hemos perdido juntos tanta nada
que el hábito persiste y se da vuelta
y ahora todo es ganancia de la nada.
El tiempo se convierte en antitiempo
porque ya no lo piensas.

Hemos callado y hablado tanto juntos
que hasta callar y hablar son dos traiciones,
dos sustancias sin justificación,
dos substitutos.

Lo hemos buscado todo,
lo hemos hallado todo,
lo hemos dejado todo.

Únicamente no nos dieron tiempo
para encontrar el ojo de tu muerte,
aunque fuera también para dejarlo.

 

(a Antonio Porchia)

Roberto Juarroz

Poema del libro Cuarta Poesía Vertical (1969)

Fotografía: Eduardo R. Blanco


rj

Roberto Juarroz (1925 – 1995) nació y murió en Argentina. Fue un poeta y  ensayista. Publicó un inaudito legado poético que conformó bajo el nombre Poesía vertical. Primera Poesía vertical y así hasta quince poemarios son parte de una obra que adquiere apariencia de proyecto por su consistencia y reiteración. Juarroz logra en su poesía formular originalmente una y otra vez las mismas cuestiones en torno a la realidad, el ser y el lenguaje. Sus poemas pueden precipitarse en la metafísica hasta el absurdo, buscando el fondo de las preguntas, preguntando y enrareciendo hasta lo impreguntable.

 

Anuncios
Poemas de Silvia Navarro

Cronos y Kairós

I

silencio, silencio y discreto
el pasar del tiempo
cuerpos sin pétalos
tallos desnudos
almas rotas
cuerpos marchitos
estela de campos desiertos
Cronos y Kairós
deidades en lucha
por el poder del tiempo
fuerzas devastadoras
creadoras
que pretenden dominar
un poder absoluto
la cosa
la sustancia
la esencia misma de las rosas.
Fotor_142285872416623.jpg

Autor: Silvia Navarro


Fotografía: Silvia Navarro

              La foto la tomé hace unos  dos o tres añitos… Recuerdo que estaba buscando el mejor ángulo para hacer un boceto ya que tenía que entregar un dibujo semanal en una materia de dibujo… Lo mejor de la imagen y la razón por la cual me gusta la imagen.. Es que solo necesité para entonces, un pequeño jarrón de mi mamá, colocarlo sobre una silla cóncava color blanco y mi pequeña y vieja cámara jejeje El trabajo de luz, lo hizo la iluminación de mi sala. 🙂

Poemas

Te amo- Pablo Neruda

Te amo,
te amo de una manera inexplicable,
de una forma inconfesable,
de un modo contradictorio.
fs.png

Te amo
con mis estados de ánimo que son muchos,
y cambian de humor continuamente.
por lo que ya sabes,
el tiempo, la vida, la muerte.

Te amo…
con el mundo que no entiendo,
con la gente que no comprende,
con la ambivalencia de mi alma,
con la incoherencia de mis actos,
con la fatalidad del destino,
con la conspiración del deseo,
con la ambigüedad de los hechos.

Aún cuando te digo que no te amo, te amo,
hasta cuando te engaño, no te engaño,
en el fondo, llevo a cabo un plan,
para amarte mejor.

Te amo…
sin reflexionar, inconscientemente,
irresponsablemente, espontáneamente,
involuntariamente, por instinto,
por impulso, irracionalmente.

En efecto no tengo argumentos lógicos,
ni siquiera improvisados
para fundamentar este amor que siento por ti,
que surgió misteriosamente de la nada,
que no ha resuelto mágicamente nada,
y que milagrosamente, de a poco, con poco y nada
ha mejorado lo peor de mí.
Te amo,
te amo con un cuerpo que no piensa,
con un corazón que no razona,
con una cabeza que no coordina.
Te amo
incomprensiblemente,
sin preguntarme por qué te amo,
sin importarme por qué te amo,
sin cuestionarme por qué te amo.
Te amo
sencillamente porque te amo,
yo mismo no sé por qué te amo…
Pablo Neruda


Imagen: Instagram

lll

Pablo Neruda,  seudónimo de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto. Nació en  Parral, Santiago de Chile, el 12 de julio de 1904. Fue un poeta chileno galardonado con el Premio Nacional de Literatura y el Premio Nobel de Literatura (1971). También se desempeñó como diplomático y fue miembro activo del partido comunista, compromiso político que muchas veces se ve plasmado en sus obras. Ampliamente conocido por sus obras Crepusculario (1923), Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924), y sus Cien sonetos de amor (1959). Entre sus múltiples reconocimientos, también figura un doctorado honoris causa por la Universidad de Oxford. «Ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él», ha escrito el crítico literario Harold Bloom,quien lo considera uno de los veintiséis autores centrales del canon de la literatura occidental de todos los tiempos. Falleció el 23 de septiembre de 1973 en Santiago de Chile.


 

Una vez más el  tema recurrente… Y me pregunto…
¿Que es el amor? ¿Es todo lo que describen los poetas?

Otros autores

Ya lo he dicho todo- Suso Sudon

Y cabalgar contigo hasta que se acaben los caminos…

Ya lo he dicho todo
pero aún no he hecho nada.

screenshot_2014-11-01-19-16-30-1

Sigo desordenándome por dentro
a ver si así
descubro dónde colocarte.

Eres una luna con hocico de musa
y yo un violinista con metralleta;
podría interpretar mis mejores piezas para tejado
durante toda la noche
pero todas las estrellas
se darían por aludidas
menos tú.
Tienes pies de helio
y las briznas de césped se estiran a tu…

Paso.

Ya lo he dicho todo

pero aún no he prometido nada.

Sigue leyendo “Ya lo he dicho todo- Suso Sudon”

Poemas

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?- Mario Benedetti

Desde los Afectos – Mario Benedetti

Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo.
Que nadie establece normas, salvo la vida.
Que la vida sin ciertas normas pierde forma.
Que la forma no se pierde con abrirnos.
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.
Que no está prohibido amar.
Que también se puede odiar.
Que la agresión porque sí, hiere mucho.
Que las heridas se cierran.
Que las puertas no deben cerrarse.
Que la mayor puerta es el afecto.
Que los afectos nos definen.
Que definirse no es remar contra la corriente.
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo, más se dibuja.
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio.
Que negar palabras es abrir distancias.
Que encontrarse es muy hermoso.
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida.
Que la vida parte del sexo.
Que el “por qué” de los niños tiene un por qué.
Que querer saber algo de alguien, no es sólo curiosidad.
Que querer saber todo de todos, es curiosidad malsana.
Que nunca está de más agradecer.
Que autodeterminación no es hacer las cosas solo.
Que nadie quiere estar solo.
Que para no estar solo hay que dar.
Que para dar debemos recibir antes.
Que para que nos den también hay que saber cómo pedir.
Que saber pedir no es regalarse.
Que regalarse es en definitiva no quererse.
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos.
Que para que alguien sea, hay que ayudarlo.
Que ayudar es alentar y apoyar.
Que adular no es ayudar.
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara.
Que las cosas cara a cara son honestas.
Que nadie es honesto porque no robe.
Que a veces el que roba no es ladrón por placer.
Que cuando no hay placer en las cosas, no se está viviendo.
Que para sentir la vida, hay que olvidarse que existe la muerte.
Que se puede estar muerto en vida.
Que se siente con el cuerpo y con la mente.
Que con los oídos se escucha.
Que cuesta ser sensible y no herirse.
Que herirse no es desangrarse.
Que para no ser heridos levantamos muros.
Que sería mejor construir puentes.
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve.
Que volver no implica retroceder.
Que retroceder también puede ser avanzar.
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol.
¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas, salvo la vida?

Mario Benedetti


MB

Mario Benedetti, narrador, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo, nació en Paso de los Toros (Tacuarembó) 14 de septiembre de 1920. Su oposición a la dictadura de 1973 lo llevó al exilio, al igual que a miles de uruguayos.  Esa situación, lo hizo residir en diversos países latinoamericanos. Fue integrante de la generación del 45 a la que pertenecieron, entre otros, Idea Vilariño y Juan Carlos Onetti. Su obra es muy vasta y comprende muchos géneros literarios, con más de ochenta libros, algunos de los cuales fueron traducidos a más de veinte idiomas. Gran parte de su reconocimiento continental se debe a su poesía, a su narrativa y a su labor como ensayista. Su primer libro publicado fue el poemario La víspera indeleble (1945), al que siguió la colección de cuentos que lleva por titulo Esta mañana (1949). Su obra poética se reunió en el volumen Inventario (1978). Posteriores a esas fecha son los poemarios: Cotidianas (1979) y Viento del Exilio (1981). Su obra narrativa, que comprende varios títulos, fue reunida en Cuentos completos (1970) y en Todos los cuentos de Mario Benedetti (1980). Publicó ademas, Primavera en una esquina rota (1982), Geografías (1984) y las novelas La tregua (1960) y Gracias por el fuego (1965). Falleció el 17 de mayo de 2009 en Montevideo, Uruguay.

 

Poemas de Eduardo R. Blanco

Un poema con mi nombre- Eduardo R. Blanco

A Usted, Silvia.

Pediste, hace algún tiempo, que escribiese para tí algo que lleve por título tu nombre (o eso entendí); realmente me has puesto a pensar; pensarte, pensarme, pensarnos. ¿Qué podría escribir? supongo que cualquiera pensaría que con escribir cualquier cosa sería suficiente, pero no me creo cualquiera, no te creo cualquiera; así que ¿algo simple, algo corto? lo simple nunca sirve para dibujar por completo lo que no entendemos, o lo que tenemos por verdades. La  extensión poco importa, cuando se dice mucho se corre el riesgo de convertir a la palabra en disfraz; cuando se dice mucho muchas veces se miente. Correré el riesgo. Hay tantas cosas que me gustaría decir y que no puedo por miedo a que sean mentira, a que sean verdad o a terminar de darme cuenta que no existe una cosa o la otra sino la unidad de eso, a pesar de la aparente dualidad.

Tina Maria Elena Bak 2.png

Sigue leyendo “Un poema con mi nombre- Eduardo R. Blanco”

Artículos·Otros autores

Nací para ser la Bruja Indomable y no la princesa en apuros

viktor-sheleg-3

       Pues sí, a mi me gusta más ser la bruja del cuento, porque para ser la princesa en apuros no se requiere mucho cerebro, es demasiado sencillo, casi perezoso. Me gusta creer que si un día me quedo atrapada en la torre más alta del castillo de mis propios tormentos, tendré la capacidad para bajarme solita en lugar de esperar toda la vida a que a alguien se le antoje venir a rescatarme. Sigue leyendo “Nací para ser la Bruja Indomable y no la princesa en apuros”