Autores argentinos·Poemas de amigos

Ladrido- Lucia Folino

PUBLICACIONES BLOG venezolanos
No hay ladrido sin perro.
Pero hay perros con bozales, enmudecidos por sus dueños.
No hay combinación de palabras que no sature.
Pero hay accidentes gramaticales y matices sintácticos que son colores que obnubilan y ciegan.

Sigue leyendo “Ladrido- Lucia Folino”

Autores argentinos·Cuentos

Silvia- Julio Cortázar

PUBLICACIONES BLOG Cuentos

Vaya a saber cómo hubiera podido acabar algo que ni siquiera tenía principio, que se dio en mitad y cesó sin contorno preciso, esfumándose al borde de otra niebla, en todo caso hay que empezar diciendo que muchos argentinos pasan parte del verano en los valles del Luberon, los veteranos de la zona escuchamos con frecuencia sus voces sonoras que parecen acarrear un espacio más abierto, y junto con los padres vienen los chicos y eso es también Silvia, los canteros pisoteados, almuerzos con bifes en tenedores y mejillas, llantos terribles seguidos de reconciliaciones de marcado corte italiano, lo que llaman vacaciones en familia. Sigue leyendo “Silvia- Julio Cortázar”

Autores argentinos·Cuentos

Carta a una señorita en París- Julio Cortázar

Andrée, yo no quería venirme a vivir a su departamento de la calle Suipacha. No tanto por los conejitos, más bien porque me duele ingresar en un orden cerrado, construido ya hasta en las más finas mallas del aire, esas que en su casa preservan la música de la lavanda, el aletear de un cisne con polvos, el juego del violín y la viola en el cuarteto de Rará. Me es amargo entrar en un ámbito donde alguien que vive bellamente lo ha dispuesto todo como una reiteración visible de su alma, aquí los libros (de un lado en español, del otro en francés e inglés), allí los almohadones verdes, en este preciso sitio de la mesita el cenicero de cristal que parece el corte de una pompa de jabón, y siempre un perfume, un sonido, un crecer de plantas, una fotografía del amigo muerto, ritual de bandejas con té y tenacillas de azúcar… Ah, querida Andrée, qué difícil oponerse, aun aceptándolo con entera sumisión del propio ser, al orden minucioso que una mujer instaura en su liviana residencia.

Sigue leyendo “Carta a una señorita en París- Julio Cortázar”