Poesía

Habitar en ti- Eduardo R. Blanco

Contigo escapo de la angustia;

contigo ni se acelera ni se dilata el tiempo:
solo dura, se hace hermoso presente,
momento de bellos aromas.
La sonrisa, la pasión
el pensamiento y la palabra
a cada rato, a tu imagen o tu compañía,
se asoman;
es allí cuando nace el poema
cuando se hace sensible, evidente,
lo poético:
En el habitar, en el color de tus ojos,
en tu lengua y en tus labios,
en tus brazos y  en tu piel morena
en tus pensamientos y en tus letras;
en el sentir de tus sentimientos;
en el te quiero en que nos queremos.

 

via Habitar en ti

Anuncios
Poesía

Viñedo- Eduardo R. Blanco

Suspiro en tu cuello

Y aspiro el olor debajo de tu oreja

Tu deseo y mi deseo.

Pruebo el dulce vino de tus uvas

Tu pecho es tu viñedo y mi viñedo;

Suaves y bronceadas lomas enredaderas

Frutas preciosas de las que quiero más

Cada vez que pruebo.

Jugo licor de uvas

Pasión y veneno en los que me enredo.

Si me ofreces tus orillas

Morenas y hermosas playas

Cada vez iré yo, como paloma al vuelo

A embriagarme de tus aguas

A copartirte de mi cielo

A recorrer a caricias tu piel

A amarrarme con tu pelo

Y besar todos tus labios

Y terminar como al comienzo

Con más de tu deseo y mi deseo

Con el olor divino debajo de tu oreja

Y el suspiro sobre tu cuello.

 

Escrito por Eduardo Blanco


Si bien la canción a continuación no tiene absolutamente nada que ver con el poema… La noche estuvo dispuesta de tal manera, que llego a mi Playlist de Youtube esta canción tan buena y a recordar y leer el precioso poema de arriba.. La canción tiene un ritmo y sonido buenisimos.. ¿Y la letra? Pues muy pegajosa y poéticamente divertida… jejeje  Tengo que confesar que la escuche muchas veces y no fue sino hasta que Blanco comentó la manera tan sutil en la que convierten la letra en algo bonito, que me dispuse a escucharla realmente… Ahora de vez en cuando vienen a mi mente pedazos de la canción y canto: “El disco, el disco..” xD

Espero la disfruten como yo!

Poesía·Venezuela

¿Hasta cuándo, Venezuela? Parte I

 

ghbn.png

          El día de ayer estaba de guardia con mi familia de Bomberos USB. Atendimos el llamado de una abuelita de setenta y dele de años que se había caído desde su propia altura cerca del Pueblo de Baruta. Eran casi las tres de la tarde, ahí llegamos y conocimos a la Sra Irma, quien presentaba fractura en su fémur izquierdo y yacía en el suelo. Me presento e inicio el proceso de evaluación inicial general mientras mi compañero evalúa la lesión, la doña no lo puede creer, ” mijo, pero si eres un niño”, todo su dolor desaparece. Y así inicia nuestra aventura con Irma. Ya listos para partir, se puede oír por la radio ( no la radio que llevamos en nuestros carros o tenemos en nuestras casas, esos casi no reportan la realidad de lo que ocurre) sobre la represión brutal que estaba ocurriendo en Las Mercedes, por lo que tuvimos que irnos por la vía de Tazón para ir a una clínica en el oeste caraqueño que el seguro de la doña cubría. Nos esperaba un largo viaje. Sigue leyendo “¿Hasta cuándo, Venezuela? Parte I”

Poesía

Reto¿Qué estamos haciendo mal en mi país?

Encantada de compartir la entrada de Carlos, como respuesta a el Reto: ¿Qué estamos haciendo mal en mi país?

La estaca clavada

Me llamo Carlos, tengo 63 años, estoy jubilado, estudio, padezco y, sobre todo, leo en España.

Volví de Budapest a mi pueblo natal con la nostalgia herida. Había cosas de las que no se podía hablar. Aquél año de ausencia se interponía como un muro de silencio entre mis amigos cristianos y yo. Porqué en aquel año, ellos siguieron siendo unos niños normales;  yo, en cambio ya no lo era.

“¿Por qué quiero a mi patria?” Ése era el título de una redacción de marzo de 1945. ¿Tenía que escribir que la quería? No era tan fácil desde luego. Si no estaba equivocado, mi patria había querido matarme.

György Konrád Viaje de Ida y Vuelta

Hispania no va bien, pagamos las consecuencias de una larga serie de desatinos y despropósitos, quizás sea el primero que siendo pobres habitantes de un territorio, sin recursos naturales, nos comportamos como si fuéramos todos ricos. Sufrimos…

Ver la entrada original 704 palabras más

Poesía

Alice’s Tales: ¿cómo me dibujas?

El gato en la luna

08.jpgA él nunca le gustó que escribiera sobre él, como nunca me enseñó lo que pintaba de mí, lo escondía generalmente en sus bolsillos y luego en otros cuartos de la casa, solo me permitía ver aquellos que eran demasiado imperfectos para su retorica estética y terminaban en el cubo de basura, junto a los restos descompuestos de sus pinceles.

Aquella noche desperté, por el fuerte olor a café colado en el cuarto. Con el sueño propio de quien no quiere despertar, sin abrir los ojos, me percataba de que la ventana solo reflejaba una noche entre lo violeta y lo naranja, todavía no despuntaban los retazos del aurora. ¿A qué hora de la madrugada está el loco este haciendo café?

Cuando abrí, finalmente los ojos, una débil luz llamó desvió mi mirada. Soñolienta lo distingo, taza sobre la mesa, carboncillos en la mano, haciendo algún boceto. Él es como…

Ver la entrada original 702 palabras más