Poemas de Silvia Navarro

Un poema para T

«No es que el morir nos duela tanto
Es el vivir
lo que nos duele más
Pero el morir
es un camino distinto
Una variedad detrás de la puerta»

Emily Dickinson

Caen las hebras de cabello sobre la almohada
van quedando vacíos en la cabeza
Caen doscientas hebras y no puedo detenerlas
Encuentro una estela de ellas
en mi bañera, en la cocina y en la nevera
Caen las hebras sobre la hierba volviéndose maleza
Se me caen la cabeza y las piernas
se me caen como a una muñeca
Se me caen las respuestas a tantas penas
y no me quedan fuerzas para tenerlas.

Silvia Navarro

Anuncios
Poemas de Silvia Navarro

Las piernas

– ¿Pierna, hablabas en serio cuando me propusiste recorrer América?
– Si Piernita, hablaba en serio. Te lo propuse ayer y te lo propongo ahora.
– Mira Pierna, me gusta la idea… Pero me da un poco de miedo.
– A mí también, pero me emociona la idea… Meditémoslo Piernita.
Dos piernas conversando en un parque de Caracas, Venezuela

Tap, Tap, Tap
Sonidos que vienen y van
Son las piernas al caminar.

Tap, Tap, Tap
Entre calles y esquinas
Se encuentran al azar.

Tap, Tap, Tap
Direcciones, calles, avenidas,
Y el semáforo en verde de la esquina.

Tap, Tap, Tap
Se observan y detallan al pasar,
Cuando se cruzan
En las aceras del Boulevard.

Tap, Tap, Tap
Piernas que combinan sus calzados
Y atuendos para aparentar.

Tap, Tap, Tap
Mientras van y vienen…
Al danzar, caminar
Correr, saltar…
Son tan bellas
Incluso al descansar.

Ahhh…
Las piernas,
Como les encanta conversar.

Silvia Navarro

Poemas de Silvia Navarro

Insomnio

¿Qué hago con todo este incendio que llevo dentro?
¿Cómo salgo de este laberinto de sentimientos?
¿Cómo hago para diferenciar entre lo difícil, lo complicado y lo complejo?
¿Salgo corriendo o me dejo llevar por lo que siento?

Mejor lo pienso en otro momento…
…Seguiré durmiendo.

Silvia Navarro

NuevoDocumento 2019-04-16 14.15.58_1.jpg

Poemas de Silvia Navarro

Que se pare el Lápiz

fotor_147940332139818

¡Que se detenga ya mi mano!
quiero parar de escribir.
¡Que se pare el lápiz!
Elemento inútil que va dejando
trazos con o sin sentido
sobre el papel.

¡Que se pare el lápiz!
porque me esta arruinando,
conmigo está acabando.
Día tras día dejando
manchas sobre el papel;
Tontas palabras que esperan Ser.

Es solo que
para mí nada de esto va bien,
Quiero saber como se puede detener.
Es un enigma, es algo que
aun no puedo comprender.

¡Que se pare el lápiz!
¿Por qué rayos no me quiere obedecer?

Silvia Navarro
16/11/16

Poemas

Poema 15- Pablo Neruda

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando, callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
Déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche callada y constelada.
Tu silencio es de estrellas, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
¡Una palabra entonces, una sonrisa bastan,
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto…!

Pablo Neruda
Poema del libro 20 poemas de amor y una canción desesperada (1924).


lll

Pablo Neruda, seudónimo de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto. Nació en Parral, Santiago de Chile, el 12 de julio de 1904. Fue un poeta chileno galardonado con el Premio Nacional de Literatura y el Premio Nobel de Literatura (1971). También se desempeñó como diplomático y fue miembro activo del partido comunista, compromiso político que muchas veces se ve plasmado en sus obras. Ampliamente conocido por sus obras Crepusculario(1923), Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924), y sus Cien sonetos de amor (1959). Entre sus múltiples reconocimientos, también figura un doctorado honoris causa por la Universidad de Oxford. «Ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él», ha escrito el crítico literario Harold Bloom,quien lo considera uno de los veintiséis autores centrales del canon de la literatura occidental de todos los tiempos. Falleció el 23 de septiembre de 1973 en Santiago de Chile.


Hoy en el Día Internacional del Libro, quise compartir una de esas preciosas razones, que me han hecho valorar y apreciar la poesía y la lectura.

Tengo que hacer los debidos honores al Poema 15 de Pablo Neruda, por tan hermosos versos y agradecer a mi profesora de bachillerato, Elvia Trujillo, por develar la poesía a mis ojos y oídos… El Poema 15 fue el primer poema que leí… Algo tarde llegó a mi vida la poesía. A diferencia de mis compañeros de clases, quienes se reían de estos versos al estudiarlos en la clase de Castellano y Literatura, yo desprecié la poesía por evitar las letras… Me pareció en principio, algo cursi. Como ellos, en el fondo yo tampoco la entendía… Que equivocada estaba al huir, no entendía que en ella estaba el refugio.

Algunos años han pasado desde aquel momento, ahora soy yo quien la busca… más allá del desamor o el amor… La poesía cala muy hondo en el pensar y en el sentir de quienes encontramos un claro del bosque, en forma de poesía… Ella se presenta en tantas formas como es la vida. 

Para celebrar el día del libro nada mejor que recomendar 3 libros:

  • Bestiario / Todos los fuegos el fuego de Julio Cortázar.
  • Ensayo sobre la ceguera de José Saramago.
  • La rebelión de Atlas de Ayn Rand. 

BONUS: El principito de Antoine de Saint-Exupéry (Por ser el primer libro que leí).

Espero hayan disfrutado como yo, de tan hermoso poema y de mis recomendaciones de lectura. Y pues, a mi también me encantaría recibir al menos una recomendación de lectura ❤ Feliz día 

23 de abril, Día Internacional del Libro.

NuevoDocumento 2019-04-23 11.01.17.jpg

Autores venezolanos·Cuentos

Como si el loco fuera yo- Fedosy Santaella

Hoy en la mañana, una voz amable y correcta se me acercó bajo la lluvia.

—Hola, buenos días. Caballero, por favor, me presta su paraguas un momento, ya se lo devuelvo.

El hombre que hablaba venía con un periódico sobre la cabeza. Tendría unos cincuenta años, usaba bigotes gruesos y lentes, y también portaba una buena porción de canas. Tenía aspecto de persona seria. Pero por lo que acababa de decir, parecía no serlo. También cabía la posibilidad de que fuese un loco, de los tantos que sobran en la ciudad. Me quedé con esta última idea, y le respondí:

—Espérame ahí mismo que ya vengo.

IMG_20190418_085732.jpgOrgulloso de mi sagaz respuesta seguí mi camino. Por lo general, ante este tipo de situaciones, no encuentro qué decir o digo cualquier cosa y hago el ridículo. Pero esta vez yo iba con la frente en alto, y sentí que caminaba como caminaría Batman luego de propinarle una buena paliza a cinco villanos.

Media hora más tarde había terminado mi diligencia. Aún llovía afuera. Con el paraguas desplegado, regresé a la calle donde había estacionado. Era la misma calle donde el loco me había abordado. Y donde aún seguía, bajo la lluvia, muy mojado y con el periódico hecho papilla sobre su cabeza. Se hallaba en el sitio exacto donde le había dicho que esperara. Entre molesto, apenado y asustado, apresuré la caminata y me mantuve a distancia. Aun así el hombre me reconoció. IMG_20190418_085820.jpg

—¡Ya está de vuelta! ¡Muchas gracias! —me dijo con el gesto iluminado de beatífico agradecimiento—. ¿Ahora sí me presta el paraguas? De verdad, ya se lo devuelvo.

No le respondí, eché a correr hasta el carro, recogí el paraguas y me monté. Retrocedí, maniobré y pasé junto al hombre. Él me miraba asombrado, confundido, como si no pudiera creer lo que estaba pasando, como si el loco fuera yo.

Fedosy Santaella

Cuento del libro Instrucciones para leer este libro (2012).


Fedosy Santaella.jpg

Fedosy Santaella. Nació el 2 de enero de 1970 en Puerto Cabello, Estado Carabobo. Es un escritor y profesor universitario venezolano. Estudió en la Universidad Central de Venezuela, y se graduó siendo Licenciado en letras. De allí empezó a escribir relatos y novelas, y fue creciendo poco a poco hasta formarse como el escritor que es ahorita. Autor de libros de relatos y novelas publicados con editoriales como Ediciones B, Alfaguara, Pre-Textos y Bid & Co. Su primer libro fue El Elefante (2005), y luego de este ha tenido muchos éxitos como Postales sub sole (2006), Rocanegras (2007), Piedras lunares (2008),Verduras y Travesuras (2009), Las peripecias inéditas de Teofilus Jones (2009), Pasapuertas (2010), Ciudades que ya no existen (2010), Instrucciones para leer este libro (2012),  Los nombres (2016), entre otros. En 2004 ganó la Bienal internacional José Rafael Pocaterra en Narrativa. En 2009 fue elegido para participar en el prestigioso Programa Internacional de Escritura de la Universidad de Iowa. En 2010, quedó entre los diez finalistas del Premio Cosecha Eñe de España, por su cuento «Sandor y los conejos». En 2016 obtuvo el premio internacional Novela Corta Ciudad de Barbastro, España.  En 2018 publicó su libro de poemas Tatuajes criminales rusos. Actualmente, vive en México con su familia.